ABSTENCIÓN DEL 80% ¡GLORIA AL BRAVO PUEBLO!

0
247
Cortesía AmericaEconomia.com
miles454

Por Pedro Mena
pedromena54@gmail.com

Hoy se inicia otra etapa en la lucha permanente y política por derrotar definitivamente la dictadura castro comunista de Maduro, hoy “presidente” de un fraude descomunal, y ciudadano común calificado como delincuente, impostor y criminal vinculado al narcotráfico y terrorismo internacional.

Hay compatriotas que  no entienden la magnitud del hecho histórico de ayer. a pesar de la gran demostración cívica y pacífica, convertida en una victoria épica del Bravo Pueblo de Venezuela, al no salir a votar un 80%, a pesar de las presiones, chantajes, amenazas, compra de conciencias, represión y persecución de todo tipo, de esta tiranía militar, demostró en la práctica al dejar totalmente vacíos los  centros electorales de todo el país, que está claramente ubicado en la búsqueda de una solución real y verdadera de esta tragedia que hoy nos afecta a todos por igual.

El fraude estaba cantado y así lo entendió claramente la comunidad internacional, sus organizaciones, bloques regionales y gobiernos democráticos, al fijar valientemente una posición clara y diáfana de no reconocer como válido e institucional estos “fantásticos” resultados ( 46% de supuesta participación nacional).

Ahora no podemos aparecer como “sorprendidos” por el “triunfo” de Maduro, cuando todo el mundo lo sabía. Era la conclusión natural de este “show electoral” montado por el régimen, que no termina acá, ahora a prepararse a la posible aprobación por parte de la ANC ilegal y usurpadora, de la nueva Constitución Socialista, que creará un nuevo mamotreto jurídico, donde el periodo constitucional del ejercicio presidencial podría ser de hasta  20 años. No sigamos siendo ingenuos o bolsas emocionales y mentales. Aterricemos en nuestra realidad.

Esta experiencia, la de ayer, y las que vienen a partir de hoy, debe ser aleccionadora y tratadas con responsabilidad histórica. La primera tarea, es luchar por la unificación de todos los sectores de la oposición democrática, en una sola alianza, sin exclusión de nadie, abierta a la discusión franca y democrática, para perfilar una estrategia triunfadora de todos para todos, primero Venezuela y después los intereses personales o grupales, la agenda de trabajo debe ser única y unitaria, y no una agenda particular.

Este proceso reflejo dos ópticas estratégicas, encontradas y antagónicas en su desarrollo táctico, dos sectores de la oposición coincidieron en la política correcta de la abstención militante que fue exitosa, y el otro participó en una tesis que consideraban correcta presentar su propia candidatura presidencial, opción derrotada por la realidad del fraude y de la amplia negativa de participación popular.

A partir de este momento ambos sectores deben unificar fuerzas, para desarrollar una agenda política unitaria. Debe acabarse las agresiones personales con ambos sectores y proponerse a lograr la definitiva derrota de una dictadura corrupta, y represiva hambreadora del pueblo. Hay que recoger “los platos rotos”, “curarse las heridas’ y continuar el camino juntos hacia la construcción de la libertad y la democracia. Basta ya de agresiones y peleas bizantinas entre la misma oposición. Respeto, tolerancia y convergencia democrática.

Continuar en las presiones nacionales  e internacionales, con participación de la propia Asamblea Nacional en forma institucional, para buscar una salida a la crisis humanitaria que sufre diariamente nuestro pueblo. Tenemos que ser muy perseverante en este objetivo, hay evidencias positivas de fundaciones de venezolanos creados en el exilio, que han tenido éxito en sus objetivos de aportar no sólo medicamentos, sino otras necesidades alimenticias y de equipos médicos especializados. Ese esfuerzo debe ser reforzado, con decisiones políticas institucionales, que permitan ampliar el nivel de donaciones en magnitud, con una clara estrategia de su entrega confiables a través del vínculo eclesiásticos y del sector universitario venezolano, citados como ejemplos.

Debemos reforzar la lucha por el respeto de los derechos humanos, de la vida de ellos y de sus familiares, me refiero a nuestros presos políticos, hoy sumergidos en la mayor represión descarada por parte de sus verdugos y torturadores. Hay que estudiar mecanismos prácticos de negociación con la dictadura, para lograr su liberación y exilio, para los casos muy graves de salud, de manera de poder darles la debida atención médica y salvarles la vida en el exterior. No solo las denuncias en los medios y ante los organismos se deben continuar, pero debemos ser más creativos en la búsqueda de soluciones prácticas para atender esta exigencia inmediata de nuestros valientes presos políticos en Venezuela.

No nos dejemos llevar por las actitudes emocionales del pesimismo, la depresión, y el fatalismo crónico, ni los odios y sed de venganza, ellos son malos consejeros. Mantengamos siempre con optimismo,  la fe en Dios, la esperanza en nuestro noble y Bravo pueblo y la valentía para derrotar la dictadura.

Finalmente hago nuevamente un llamado a la creación y organización institucional de la Diáspora Venezolana, en todos los países del mundo, donde tengamos presencia de compatriotas exiliados económicos y políticos. Tengamos la transcendencia histórica de mirar hacia el presente y futuro con grandeza y orgullo venezolano, juntos todos haremos posible que  la libertad y la democracia regrese a nuestro amado país.

No hay comentarios

Dejar una respuesta