Agilización de solicitudes de asilo podría provocar demoras en cortes de inmigración de Miami

0
387
miles454

Varios abogados del sur de la Florida advirtieron que la agilización de las entrevistas de los casos de asilo que han tenido hasta cinco años de atraso, pudiera provocar en cierto tiempo un retraso significativo en las cortes de inmigración.

“La demora que antes existió en la oficina de asilo ahora va a existir en la corte de inmigración”, aseguró la abogada Elizabeth Blandón, miembro del Comité de Asilo de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

Abogados consultados por el Nuevo Herald explicaron que al agilizarse los casos, aumentaran en consecuencia los asilos aprobados y rechazados.

Las personas aprobadas se convertirán en asilados de Estados Unidos, pero los rechazados en la oficina de asilo —y que ya no tengan un estatus migratorio vigente, ya sea porque pidieron el asilo fuera de estatus o se les venció esperando para la cita— serán referidos a la corte de inmigración para que un juez vuelva a evaluar su caso.

Por su parte, a los solicitantes que son rechazados en la oficina de asilo y tienen todavía un estatus migratorio vigente al momento de la decisión, se les cerrará el proceso y podrán permanecer en el país libremente hasta que les dure la estadía legal.

Entonces, al recibir repentinamente un abrumador número de casos para revisar, las cortes de inmigración naturalmente se van a retrasar considerando que en Miami, solo hay 23 jueces de inmigración que se dedican a asilos, procesos de deportación, revisión de estatus migratorios, fianzas y la Ley de Ajuste Nicaragüense y Ayuda Centroamericana (NACARA).

“Cuantos más casos refieran, más casos hay que ver en la corte”, resumió el abogado Erwin Díaz-Solís, otro miembro del Comité de Asilo de AILA y especializado en asilos afirmativos por razones políticas y religiosas.

Desde el año fiscal 2012 al 2016, las cortes de inmigración de todo el país recibieron 266,876 casos de asilos. De estos, entre 13 y 22 por ciento han sido aprobados, alrededor del 17 por ciento han sido negados, y casi la mitad de los solicitantes han decidido abandonar o retirar sus casos. Cerca de una cuarta parte de las solicitudes no habían sido procesadas por las cortes.

Durante los dos años fiscales de 2015 y 2016, cinco de cada 10 de los remitidos a la corte decidieron no seguir el procedimiento. El resto de los casos sigue en espera.

A diciembre del 2017, las cortes de inmigración tenían unos 650,000 casos pendientes en comparación con menos de 300,000 en el 2011, según documentos oficiales.

El abogado Luis Mariano García, especializado en representar en la corte casos de detención, deportación y asilo, explicó que los referidos a la corte suelen tener dos audiencias: la primera o master calendar hearing para presentarse ante el juez y una segunda, conocida como individual hearing, en la que el solicitante presenta los méritos de su caso y el juez entonces anuncia su decisión.

Entre ambas audiencias, el solicitante tendrá la oportunidad de presentar nuevas evidencias que le puedan ayudar a corroborar su caso.

La convocatoria a la primera cita suele llegar entre tres y cinco meses después de que la solicitud sea rechazada en la oficina de asilo, indicó García que estima que todo el proceso se tarda aproximadamente un año. Eso sin tomar en cuenta si la petición de la persona es negada por el juez y desea apelar la decisión. Hay tres instancias de apelaciones y cada proceso conllevaría más tiempo.

Por su parte, el abogado Marcial de Sautu, con más de 10 años de experiencia en asilos, también cree que eventualmente se produciría un retraso en las cortes al recibir cada vez más y más casos de asilo y solo hay un limitado número de jueces para escuchar esos casos.

De Sautu estima que esto pudiera llevar a fechas de audiencias finales en uno o hasta dos años.

Al ser consultado por el Nuevo Herald, el Departamento de Comunicaciones y Asuntos Legislativos de la Oficina Ejecutiva de la Revisión de Inmigración, a cargo de las cortes de inmigración, indicó que no proveen respuestas especulativas referentes a si están preparados para la llegada de una posible avalancha de casos remitidos por la oficina de asilo.

Aclaró además que el director de esa oficina, James McHenry III, emitió en enero del 2018 un comunicado estableciendo las prioridades actuales de las cortes de inmigración para alinearse con el interés de la política nacional, así como lo ha especificado el Fiscal General Jeff Sessions.

“Todos los casos que involucren a individuos en detención o bajo custodia, independientemente del custodio, son prioridades para completar”, indica el comunicado que también resalta una preferencia por los casos sujetos a fecha límite por reglamento u orden de la corte federal.

Un documento anexo al comunicado indica que todos los procesos de asilo deberían ser terminados ante de la fecha especificada por la ley, que son 180 días desde que inmigración recibe el caso de asilo.

El abogado García reconoció que se han incorporado varios jueces y otros empleados nuevos en la corte de Miami. “Están contratando a más personas pero no creo que sean suficientes para tantos casos”.

Con información de El Nuevo Herald

No hay comentarios

Dejar una respuesta