El séptimo mes del año a comenzado y si aún no has cumplido con tu propósito de ahorrar o ya te queda poco dinero a pesar de que ayer fue quincena, probablemente necesites mejorar tus hábitos financieros.
Desafortunadamente cambiar la forma en que gastas no es tan fácil, pero no imposible.
De acuerdo con el psicólogo financiero Brad Klontz, muchos de los comportamientos de compra que tiene la gente, generalmente pueden producirse de forma automática.
Klontz explicó al sitio especializado, Grow, que la clave para tener un control sobre esos comportamientos es crear sistemas, o «trucos» que provoquen la necesidad de tomarse un tiempo antes de decidirte a realizar una compra.

 

Estos son algunos «trucos» que te ayudarán a controlar tus impulsos y crear buenos hábitos financieros para que logres tus metas y finalmente ahorres:

Retrasa tus compras y reflexiona

Antes de gastar en algo, oblígate a dedicar unos minutos o incluso días para plantearte estas preguntas:
  • ¿Es algo que realmente necesitas?
  • ¿Dónde lo vas a poner?
  • ¿Cómo te sentirás mañana si haces este gasto?
Las respuestas te ayudarán a tener una perspectiva más objetiva sobre lo que quieres hacer y evitará que tus impulsos te dominen. Esperar hasta 24 o 48 horas para tomar la decisión puede hacer una gran diferencia y salvar tu cartera.

Registra tus gastos diarios

Además de ser un buen consejo para realizar un presupuesto y tener pleno conocimiento sobre tus hábitos, tener un registro de las transacciones que realizas te ayuda a estar consciente de tu presupuesto y atenerte a este.

 

Puedes registrar tus movimientos en tu smartphone, una libreta o utilizar el método que te convenga más.

 

Aléjate tus tarjetas de crédito

Puedes limitar el uso de tus plásticos si te acostumbras a no llevarlos a todos lados y las guardas en algún lugar de difícil acceso.

 

Tener una tarjeta a tu disposición en todo momento puede provocar que cedas a tus impulsos y luego lamentes estar pagando una deuda que no tenías considerada.

 

Sólo oblígate a tener en efectivo la cantidad necesaria, ya sea para pasar el día, la semana o incluso el mes y evita acceder a más dinero o crédito durante tu jornada.

 

Limita tus registros en tiendas en línea

En caso de que disfrutes de hacer compras en línea, servicios como Amazon y Paypal te ofrecen herramientas para que no pierdas tiempo al momento de usar tus tarjetas de crédito y guardan tus datos para que sólo gastes con un clic, y si te dejas llevar puedes dañar tus finanzas con facilidad.

 

Eliminar esta información y complicar un poco más tu acceso a estas plataformas te ayudará a pensar dos veces antes de agregar algún producto a tu carrito de compras.

 

Evita las suscripciones sobre ofertas de correo electrónico

Hablando de compras en línea, si eres de los que se inscribe para recibir en tu e-mail información de las tiendas departamentales y tus marcas favoritas para saber cuáles son los nuevos productos y las ofertas, corres el riesgo de caer en la tentación.

 

Elimina tu registro de aquellos sitios que sabes que despertarán tu interés por comprar cualquier cosa que aparezca en tu bandeja. Además, lograrás depurar tu correo electrónico con mayor facilidad.

 

Pide ayuda

Contar con un amigo, familiar o un asesor financiero puede servirte para que recuerdes constantemente cuáles son tus metas financieras y controlar tus gastos. La idea de decepcionar a alguien más puede motivarte a evitar compras no planeadas.

Recompénsate

No todo es apretarse el cinturón. Tener buenos hábitos financieros merece que te consientas de vez en cuando. Salir de vacaciones a algún lugar que quieras conocer, comprarte un gadget o tener una experiencia especial cada seis meses, puede ser muy motivante para que sigas por el buen camino. Recuerda incluirlo en tu presupuesto.

 

Es la oportunidad perfecta para que disfrutes de lo que tu esfuerzo y dedicación haya logrado, sin que pierdas el control y continúes con el buen trabajo.

 

Separa la cuenta de banco de tu fondo de emergencia

Si sabes que corres el riesgo de caer en la tentación de gastar en algún antojo o evento que no tuvieras considerado, aprovecha los diferentes productos que ofrecen algunos bancos para guardar tus ahorros o tu fondo de emergencia y a la vez te genere algo de rendimientos.

 

Existen servicios bancarios que tardan 24 horas en transferir tu dinero a tu cuenta bancaria, por lo que al saber que no podrás acceder fácilmente a este, será más difícil para ti usarlo impulsivamente.

 

Automatiza tus inversiones

Si una de tus metas es invertir en algún producto bancario o algún fondo, puedes pedir a los servicios que automáticamente se pueda transferir la cantidad que desees a tu inversión.

 

Este tipo de herramientas evitarán que veas el dinero y no sentirás la necesidad de utilizarlo.
Share This