Según el DHS, en el año fiscal 2017 fueron identificados poco más de 700,000 casos de extranjeros que se quedaron más allá del tiempo autorizado después de entrar legalmente al país, una baja del 5% respecto al año fiscal 2016.

Tras la firma del memorando presidencial que ordena a los secretarios de Estado (DOS) y de Seguridad Nacional (DOS) que elaboren estrategias que frenen el ‘overstay’ (quedarse en el país más allá del tiempo permitido por sus visas), dos preguntas saltaron de inmediato sobre la mesa: cuáles son los países que se verán afectados en el futuro inmediato y qué tan grave es el problema para el gobierno de Donald Trump.

Un informe del DHS sobre el ‘overstay’ registrado durante el año fiscal 2017, revela que en el primer lugar no se encuentra ningún país latinoamericano. Para sorpresa de muchos, la nación con más ciudadanos que entran con visa y luego se quedan más allá del tiempo autorizado por un agente de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), es Canadá.

¿Cómo entran?

La mayoría de los extranjeros que viola el término de sus visas, de acuerdo con los reportes del DHS, entran al país con una visa B1/B2, para viajes de negocios o turismo.

Este permiso de entrada permite permanecer hasta un máximo de 180 días, al término de los cuales el extranjero debe salir del país, a menos que con tiempo tramite una extensión del tiempo de estadía.

El segundo grupo lo integran estudiantes con visas tipo F, J y M.

En caso de que no abandone el territorio estadounidense (se quede fuera de estatus), el viajero comienza a acumular tiempo de permanencia ilegal y puede verse afectado por la denominada Ley del castigo, que sanciona con tres años fuera del país si la permanencia indocumentada pasa de los 180 días o 10 años si pasa de los 375 días.

Cabe destacar que el 25 de enero de 2017 Trump firmó una orden ejecutiva sobre las jurisdicciones (ciudades) santuario, en la que decretó que la permanencia indocumentada constituye una amenaza a la seguridad pública y nacional de Estados Unidos.

¿Cuántos se quedaron en 2017?

Según el DHS, en el año fiscal 2017 fueron identificados poco más de 700,000 casos de extranjeros que se quedaron más allá del tiempo autorizado después de entrar legalmente al país, una baja del 5% respecto al año fiscal 2016. Y la mayoría de quienes violaron el plazo de estadía ingresaron con visas tipo B1/B2 (negocios/turismo).

Cerca del 40% de los estudiantes que se quedaron sin autorización provinieron de China, Arabia Saudita, India y Corea del Sur, señalan datos.

Los reportes indican además que 11 países tienen tasas de ‘overstay’ en la categoría de estudiantes de intercambio, entre ellos Francia (16,456) y el Reino Unido (25,694). Otros países fueron India (9,568) y Filipinas (7,075).

El emorando presidencial que el objetivo de la medida es «combatir» la violación del plazo de permanencia autorizado de aquellos extranjeros que entran con visas de no inmigrante al país, principalmente visas tipo B1/B2, cuya estadía máxima no debe exceder los seis meses (180 días).

El primer mandatario fijó un plazo de 120 días para que los secretarios de DOS y del DHS emitan “recomendaciones”, las que podrían formar parte de una orden ejecutiva.

«Una acción que se está considerando suspendería o limitaría la entrada de personas de países con altas tasas de ‘overstay’«, advierte el memorando.

El documento precisa además que el DHS también «explorará formas de reducir el ‘overstay’ en los países que participan en el Programa de Visa Waiver», una treintena de naciones cuyos ciudadanos no requieren visa para ingresar a Estados Unidos y pueden permanecer hasta un máximo de 90 días.

Estos viajeros entran al país bajo la categoría B1/B2 y no pueden solicitar extensión del plazo de permanencia, excepto por razones extraordinarias. El único país latinoamericano que goza de este beneficio es Chile.

Share This