Fiscales estadounidenses han anunciado la imputación de dos ex altos cargos de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) venezolana por su implicación en una red de distribución de cocaína.
El pliego presentado en un tribunal federal de Brooklyn identifica a los sospechosos como Néstor Reverol, director general de la ONA y posteriormente comandante de la Guardia Nacional; y Edylberto Molina, subdirector general de la ONA y ahora agregado militar venezolano en Alemania.
La investigación contra estos ex altos cargos venezolanos no es nueva y el Gobierno venezolano ha reprochado que «obedece a intereses subalternos» y equivalen a «terrorismo judicial y policial». Reverol y Molina habrían recibido dinero de narcotraficantes y habrían alertado de operaciones antidrogas, según fuentes citadas por la agencia de noticias Reuters.
La apertura de la investigación se produce a la vez que EE.UU. apoya el proceso de mediación en Venezuela. A la presión política estadounidense por la liberación de los presos políticos, como Leopoldo López, y por la aceptación de un revocatorio en condiciones «justas» se le une ahora esta nueva línea de investigación que podría salpicar a más altos cargos venezolanos.
 
ABC

Share This