Otro estudio demuestra lo que los floridanos ya saben: el coste de la vida en nuestro estado es tan caro que figuramos entre los 10 más costosos para vivir.

Para confirmarlo, el estudio de la firma The Senior List, que se ocupa de contabilizar cifras de gastos e ingresos en Estados Unidos y Canadá, sitúa a la Florida en el puesto número siete de los que pagan más por alquilar una vivienda, recurrir a servicios médicos y gastos en general.

Esta cifra está basada en la media a gastar, en base a datos proporcionados por Bureau of Economic Analysis; que incluye ingresos por hogar, lo que en el caso de Florida resulta en el 87.9% del salario o ingresos.

Esto significa, según el estudio, que el floridano promedio apenas se queda con el 12.1%, luego de pagar vivienda, cuidado de salud, seguros y alimentos, además de transporte, recreo, ropa y gasolina.

El informe subraya que el aumento salarial en Florida apenas muestra una media de 1.24%, mientras estados como Dakota del Norte y Distrito de Columbia reportan 19.07 % y 9.92% respectivamente.

“Los precios han subido respecto al valor que mostraban hace 20 años y los salarios no han sido incrementados con la misma tendencia. Todo esto conlleva a la disminución del poder adquisitivo”, señaló el informe.

A esto suman que la media de deuda en tarjetas de crédito alcanza los $9.500, lo que también preocupa a economistas: “Si tenemos en cuenta otras deudas, como son estudios universitarios y préstamos, sin contar hipotecas, la deuda sobrepasaría los $30.000 de media”, comentó SamWilson, profesor de economía de University of Florida.

Gran Miami

Hace apenas un año, la firma consultora Knight Frank, fundada en Londres en 1896, afirmó que Miami ocupa el puesto número seis entre las ciudades del mundo con mayor volumen individual de riquezas.

Sin embargo, la ciudad también tiene un serio problema de falta de equidad, cuando miles de personas tratan de sobrevivir con 11 dólares al día.

Sólo en la ciudad de Miami, la media de alquiler supera los 1.650 dólares al mes, cuando el salario neto promedio por hogar no supera los 3.433 dólares en efectivo al mes.

En otras palabras, los miamenses podrían estar gastando cerca del 48% del salario para pagar un alquiler, lo que los obliga a prescindir de otros gastos, como puede ser mejores alimentos o incluso cuidado médico.

Tanto las autoridades municipales como condales hablan de proyectos para mejorar el peligroso encarecimiento de la vivienda. Hay ideas planteadas que van desde estimular la inversión privada, relajar ciertas reglas de urbanización y emplear más terrenos públicos cercanos a vías servidas por el Metrorail, pero, en concreto, “las ideas no parecen tomar vuelo y en ideas se han quedado”, al menos hasta el momento, subrayó el académico.

Fuente: DLA

Share This