Por Edgar J. Amado     

La recientes declaraciones del gobierno de Trinidad y Tobago, en boca de su canciller que expresó la no obligatoriedad de ese país para suscribir el TIAR, debería prender la alarma al gobierno interino, que si no toma nuevas acciones se puede debilitar el apoyo que ha recibido de mas de 50 países y por supuesto eso no es lo que deseamos los venezolanos democráticos que apoyamos la transición en Venezuela. La narcodictadura jamás negociaría por razones democráticas. El gobierno de transición debe  equilibrar entre los que apoyan el gobierno de emergencia con aquellos que defienden el cese de la usurpación.

La comunidad internacional siendo liderada por EEUU debe presionar con acciones más fuertes porque los demás países actuaran solo cuando el coloso del norte de el primer paso.

     La narcodictadura ya demostró que no esta interesada en participar con reglas democráticas y por ello impone a Luis Parra con  marramucias implementadas por la mafia del “tribunal ilegitimo de injusticia” para tratar de sacar a Guaidó del juego nombrando un CNE falso para garantizarle la continuidad en el poder al régimen usurpador, colocando a Luis Parra en la Asamblea Nacional porque la dictadura solo tiene un interés económico, como cualquier mafioso, que no es otro que seguir robando con el apoyo de militares corruptos y bajo el respaldo de Cuba, Rusia, China e Irán, sin importarle el sufrimiento de un pueblo sin comida, electricidad, medicinas, sin agua y sin libertad.   

     La comunidad internacional ha sido y es liderada por los EEUU por lo cual en estos momentos no puede quitar las sanciones porque sencillamente va en contra de los valores democráticos de la gran nación del norte, después de una campaña falke news del retiro del apoyo de la administración del presidente Trump, el gobierno interino sale nuevamente fortalecido porque The White House aclaró que seguirá apoyando al presidente Guaidó. 

      En conclusión el cambio en Venezuela debe venir de adentro hacia afuera. Para lograr esa ansiada fortaleza se debe ampliar la alianza en la oposición incluyendo de manera real a los factores de la fracción del 16 de Julio, y los diferentes sectores del país, estudiantes, trabajadores, empresarios, sindicatos, gremios, la iglesia y la ciudadanía en general. El sector militar debe participar pero acordémonos que están infiltrados por el G2 cubano por lo cual, cualquier contacto debe ser realizado con mucho cuidado para no darle oportunidad a la mafia de la narcodictadura que siga infiltrándose en la oposición. El gobierno interino debe   ejercer todo el poder que le otorga la constitución para lograr recuperar la democracia y libertad de nuestra querida Venezuela.