La situación de crisis se acrecienta en Venezuela y una muestra de ello son las carencias que se observan en los recintos hospitalarios, los cuales el Gobierno intenta ocultar para manifestar que todo se encuentra bien en el país, cuando este miércoles se reportó que han muerto 17 niños con difteria desde abril de este año. VAD
Según lo reseñado por el Correo del Caroní, 12 víctimas fallecieron en Sifontes y cinco en Caroní, tres en el Hospital Dr. Raúl Leoni, en San Félix, y dos en el Uyapar, en Puerto Ordaz. por tal motivo, los médicos del centro médico de Guaiparo denuncian que el Ministerio de Salud los obligó a mantener en silencio el brote de la enfermedad para no afectar la revolución.
Los ambulatorios continúan plegados al plan de emergencia
El Ministerio de Salud y el Instituto de Salud Pública ampliaron la jornada de vacunación en escuelas y centros de salud de la región para frenar una epidemia que había sido erradicada de Venezuela hace dos décadas, pero que ha vuelto y ante las carencias de un país en declive, buscan tapar con un dedo lo que se les escapa de las manos.
La orden de la coordinadora del Programa Ampliado de Inmunización del Ministerio del Poder Popular para la Salud, Marisol Escalona, se convirtió en algo tajante “no se puede informar nada porque eso va contra la revolución”, dicho en una reunión en la mañana del jueves pasado ante un grupo de médicos de hospitales públicos del municipio Caroní, en la que también había representantes del Distrito Sanitario 2 y del Instituto de Salud Pública.

Advierten de una posible reaparición de difteria en Venezuela

La orden fue ejercida en vista de que en los medios se habla de que aumentaron las vacunas en Bolívar, pero al parecer las cifras de muertes también. Escalona se refería a ese ruido que atemoriza al estado desde hace una semana, a raíz de la publicación de un documento conjunto entre la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología, en la que refieren a tres muertes con el cuadro clínico de la difteria, cuando son 17.
Entre los posibles casos, la reaparición de la difteria, según la teoría que sostienen médicos del hospital de Guaiparo, puede tener el punto de origen en Brasil, desde allí, a raíz de la movilización constante de venezolanos que van a comprar comida, pudo venir algún contagiado que, luego, se quedó en una mina de Sifontes y se transmitió.
“El Ministerio de Salud comenzó a sospechar en abril. Ya en junio había casos confirmados y en julio hicieron pruebas de reacción en cadena de polimerasa (PCR) para difteria a tres muertos de Tumeremo. Los tres dieron positivo. Todo fue porque iban a hacer el cerco epidemiológico en Sifontes y se toparon con eso, pero no dijeron nada para que no hubiera escándalo. Esto es meramente política: mal manejo por causas meramente políticas”, insisten.
Con más precisión, sobre las muertes de niños con difteria, se observaron 12 en Sifontes y cinco en Caroní. En este municipio, tres fueron en el Hospital Dr. Raúl Leoni (San Félix) y dos en el Uyapar (Puerto Ordaz).

Enfermedades erradicadas hace más de 50 años regresan tras crisis de salud

En el momento en el que se redactaba este trabajo, en la noche del martes, se confirmó el ingreso a terapia intensiva de una niña de Brisas del Sur. Su nombre es Daryervis Yanetzis Brazón Bastardo, de 6 años. Los médicos recomiendan desplegar un plan urgente de vacunación.
Sobre estas 17 muertes tienen certezas, pero en el hospital Ruiz y Páez, de Ciudad Bolívar, hay casos sospechosos que aún se mantienen soterrados por el silencio oficial. Este martes, el mismo gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, habló sobre la difteria como una realidad y ordenó la continuación del plan de vacunación (en este caso, de toxoide tetánico y diftérico), aunque una semana después de la denuncia de la Sociedad de Salud Pública.
Cortesía Venezuela al día.

Share This