¿Cómo identificar un abogado de inmigración fraudulento?

0
999
miles454

La frustración de gastarse miles de dólares en un abogado o notario público por “servicios legales” y promesas de visa, negocio o residencia, es una constante entre las comunidades de inmigrantes, especialmente en el sur de la Florida, donde el fraude notarial y los abogados sin licencia están a la orden del día.

Contrario a lo que ocurre en algunos países de América Latina, donde el título de notario o notario público se entiende como una persona con la autoridad para rendir servicios legales, en Estados Unidos los notarios son personas asignadas por gobiernos estatales exclusivamente para presenciar la firma de documentos importantes y administrar juramentos.

Algunos notarios toman ventaja de la interpretación incorrecta de lo que significa ser un notario en EEUU para estafar a los hispanos y cobrar altas sumas de dinero por un servicio legal que no están autorizados en brindar.

“Aún cuando un notario le diga que lo puede ayudar, bajo la ley, ellos no pueden proporcionarle ningún servicios legal relacionado con inmigración, y en cambio, sí pueden llegar a arruinar su oportunidad de obtener una Tarjeta Verde o de convertirse en ciudadano de Estados Unidos”, dice Mónica Vaca, abogada de la Comisión Federal de Comercio.

De acuerdo con el Servicio de Inmigración y Ciudadanía “sólo un abogado o representante acreditado por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) puede brindarle un consejo legal”.

¿Qué hacer para protegerse de un fraude a la hora de buscar ayuda legal?

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía así como la Comisión Federal de Comercio dan las siguientes recomendaciones:

No pague por formularios de inmigración. Estos formularios son gratis y se pueden descargar desde internet.

Busque ayuda en los sitios web del gobierno de Estados Unidos. Hay sitios web que son parecidos a los sitios del gobierno. Controle que el domicilio del sitio web termine en ‘punto gov’. Eso significa que es un sitio web del gobierno.

No le pague a un notario por servicios de asesoramiento legal. Los notarios no lo ayudarán, aunque usted les pague.

Asegúrese de que su contrato esté en español, ten en cuenta que se debe detallar sus servicios y el costo que pagará.

Haga copias de todos los documentos que firma y nunca entregue los papeles originales como actas de nacimiento.

Debe hacer caso omiso a llamadas o correos de supuestos agentes del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) que, a cambio de dinero, ofrecen “preferencia” en el proceso.

La sugerencia es que al a hora de pagar por los servicios recibidos lo haga con cheque o con tarjeta de débito o crédito. Si debe hacerlo en efectivo, pida un recibo firmado que contenga toda la información de la firma legal. Esto es muy importante en caso de estafa para tener evidencias por escrito y hacer una denuncia.

Visita la página de la Junta de Apelaciones de Inmigración para una lista de abogados en tu estado que ofrecen servicios de inmigración gratuitos o a bajo costo.

El Colegio de Abogados de Estados Unidos también proporciona información sobre cómo encontrar servicios legales en tu estado.

Para averiguar si una persona es un abogado y para averiguar si un abogado está en problemas por incumplir las reglas:

Vaya al sitio de las Asociaciones Estatales de Abogados (en inglés) y haga clic sobre el nombre de su estado de residencia para encontrar el número de teléfono para indagar sobre un abogado en particular.

Consulte la lista del Departamento de Justicia de abogados que no están autorizados para ejercer la profesión.

Si necesita ayuda, el gobierno federal recomienda llamar al Centro de Servicio al Cliente de USCIS al 1(800)375-5283 (TDD, para sordos y personas con impedimentos auditivos : 1(800)767-1833).

Con información de El Nuevo Herald

Si usted necesita el servicio de abogados gratuito o a bajo costo, consulte la lista de abogados ProBono publicada por el USCIS aquí. 

No hay comentarios

Dejar una respuesta