¿Invertir en una franquicia? conozca los pros y contras

0
774
miles454

La franquicia como modelo de negocios representa uno de los esquemas comerciales más difundidos y con mayor expansión en el país norteamericano y una opción para los venezolanos que desean inmigrar de manera legal a los Estados Unidos. El sector no solo aporta el 2.5 % del producto interno bruto (PIB) del país, sino que también apoya más de 7,6 millones de empleos directos en todo el país, según el reporte 2017 de la Asociación Internacional de Franquicias (IFA).

En Florida este modelo de negocio se ha convertido en un gran mercado de oportunidades. Muchos latinoamericanos deciden abandonar sus países de origen e invierten en el sector de franquicias como una alternativa de permanencia legal en el país amparados en visas E-2, L-1 o EB-5 y bajo la promesa de un rápido crecimiento, disminución de riegos de emprendimiento y acceso a una economías de escala.

Colombianos y venezolanos son los latinoamericanos que más están invirtiendo en franquicias en Estados Unidos, seguidos de los mexicanos, brasileños, peruanos, ecuatorianos y centroamericanos, según un informe divulgado por la consultora PFS Realty a finales del año pasado. En este comunicado se indica, además, que “con un monto de inversión mínima de $100.000 a 200,000 dólares se podría adquirir una franquicia y dar un paso definitivo a la obtención de la visa E-2, correspondiente a inversionistas de algunas nacionalidades que cuentan con un tratado especial con el Gobierno de los Estados Unidos”.

Actualmente en el Estado del Sol hay 48, 230 establecimientos que generan unos 535,000 empleos, según cifras de la IFA. Si bien el modelo de franquicias es poderoso y ofrece una alternativa de visa atractiva para los inversionista extranjeros, el sistema no es perfecto y podría no ser la mejor alternativa para todos los emprendedores.

Estos son algunos pros y contras de adquirir una franquicia en Estados Unidos, en los que coinciden asesores de inversionistas extranjeros consultados.

Ventajas de adquirir una franquicia

Reconocimiento y prestigio de la marca. Uno de los grandes retos que tiene un negocio nuevo es dar a conocer su marca o producto. Con una franquicia se forma parte de un negocio que ya tiene reconocimiento, aceptación y prestigio ante el consumidor, lo que permitirá reducir el riesgo de iniciar un negocio partiendo desde cero. Se tienen asegurados a los proveedores de la cadena franquiciada.

Entrenamiento. Dado que una franquicia es un modelo de negocio establecido, se le permitirá al franquiciado acceder a la formación específica y al sistema de asistencia continua que suele proporcionar el franquiciador así como al material de entrenamiento para sus empleados.

Tecnología. El presupuesto en las franquicias se ha elevado con los años. Con este negocio el inversionista se va a beneficiar de la tecnología que tiene el franquiciante, los programas informáticos, la estructura de la plantilla y cualquier actualización de su sistema.

Publicidad/marketing. Los franquiciantes tienen planes de marketing y de publicidad listos para ser replicados. Cada franquicia se beneficiará de la información actualizada y completa del franquiciador en cuanto al conocimiento del mercado y del sector al que se dirige. El inversionista recibirá asistencia y traspaso de conocimientos para una manejor eficiente y eficaz de las estrategias de marketing. Además se beneficiará de las grandes inversiones en publicidad tanto en prensa, radio y televisión.

Renovación. Con el pago de las franquicias a la empresa matriz se les proporciona a los franquiciados la capacidad de implementar mejoras en el sistema y que posteriormente se implementarán en sus negocios. Así, el franquiciado obtiene un negocio ligado permanentemente a las últimas tendencias, que corre por cuenta del franquiciador.

Desventajas de adquirir una franquicia

Costos. Uno de los principales problemas a la hora de montar una franquicia radica en el desembolso económico que implica. A parte del coste inicial, el mantenimiento de la franquicia también suele implicar el pago de un canon cuya periodicidad decide la empresa matriz. Con este canon se contribuye a financiar servicios como la publicidad o la promoción, que desarrolla el franquiciador y sobre los cuales el franquiciado tiene poco que decir..

Forma de trabajar. La estandarización de los procesos y sistemas puede ocasionar desacuerdos entre las dos partes. Los franquiciados no tienen libertad de decisión; están sujetos a las decisiones que tome el franquiciador.

Proveedores. Los proveedores están pactados con el franquiciador, y aunque queramos cambiar a los mismos, estamos obligados a trabajar con su producto.

Toma de decisiones. El franquiciador, que suele ser una empresa de gran tamaño, puede tomar más tiempo de lo esperado para aceptar las nuevas ideas o métodos para adaptarse mejor al mercado. Quien decide adquirir una franquicia no puede tomar ningún tipo de decisión de manera unidireccional.

Terminación de contrato. El hecho de adquirir una franquicia también puede generar problemas si en algún momento se quiere desvincular de ella. Cancelar un negocio franquiciado mediante un convenio de concesión no suele resultar fácil ni barato.

Con información de El Nuevo Herald.

Si usted está interesado en asegurar su futuro puede solicitar más información a los teléfonos +1 (305) 5107689 / +1(786) 360-3261 también puede escribir a la dirección de correo electrónico keyla.dpaola@consulteam.us 

Lea más sobre ConsulTeam.

No hay comentarios

Dejar una respuesta