Por Alexis Ortiz


Comentario editorial para BIENVENIDOSVENEZOLANOS.COM


Martes 30 de junio de 2020.

Unos meses antes de morir, Alfredo Peña me contó que al principio Chávez despreciaba a José Vicente Rangel por adulante.Incluso le recriminaba a Luis Miquilena su empeño en meter a Rangel en el gobierno chavista a rajatabla.


Después Chávez, aconsejado por Fidel Castro, descubrió que José Vicente, hombre cortesano y esbirro al mismo tiempo, podía serle muy útil para su plan de gobierno totalitario.
Rangel hizo carrera como izquierdista ruidoso y aburguesado y millones de dolares con sus denuncias y chantajes a los denunciados.


Para Chávez fue un comodín que podía usar para cualquier cargo. Le sirvió porque era incondicional y un maestro de la perversidad.


Ahora, en sus años postreros, José Vicente espera la muerte full de dolares y escaso de cariño.
Si alguien lo recuerda será como el canalla mayor de su tiempo.