King Sam Chang el jóven chef venezolano que conquista los paladares del Doral

0
400
miles454

Como todos los venezolanos durante los últimos años King Sam Chang, tomó la gran decisión de emprender un nuevo rumbo y escogió como destino la ciudad de Doral, Florida donde desde un poco más de un año ofrece sabor de más a sus comensales  

King Sam Chang es un chef venezolano de raíces asiáticas, oriundo de la ciudad de Barquisimeto. En su hogar, junto a sus 4 hermanos, eran abocados a la cocina, por ser su padre un cocinero de profesión. Con apenas 18 años de edad, el joven emprendedor ya operaba su primer negocio de venta de platos criollos, un establecimiento que con muchísimo esfuerzo logró emprender a tan corta edad. Sin embargo, Sam se sorteaba entre la serie de obstáculos propios de la Venezuela actual, escasez de productos básicos, inseguridad y depresión social, caldo para una emigración obligatoria para un emprendedor nato.

Miles Auto Sales banner principal

Su afán por siempre superarse más la crítica condición económica y social de Venezuela lo llevaron a trasladarse a Miami, donde por sus propios medios, tomando en cuenta las limitaciones de apoyo monetario, en 3 años logró cursar estudios en San Ignacio University obteniendo el título de Associate in Culinary Arts. Al tener algunos meses residenciado en Florida, un infortunio de la vida lo golpeó, su mentor, su mejor amigo, pilar de la familia, su padre, falleció. Entre padre e hijo, siempre existió una relación muy cercana y de profunda orientación para el logro de los sueños, dejando así, su papá, una huella imborrable en este joven precursor.

En las limitaciones Sam vió oportunidades y de ahí comenzó a gestar su sueño, un food truck de pepitos gourmet, una manera distinta de combinar el sabor venezolano. Desde la elaboración del menú, pasando por el diseño y contenido gráfico más la publicidad, todo nace de su propio genio, Kurvan.

Capture

En dos años se puede contar que Sam formó parte del equipo de chefs que alcanzó establecer el récord Guinness de la ensalada de Quínoa más grande del mundo, una cruzada para promover el potencial alimenticio del grano de oro andino. El joven oriundo de Barquisimeto, es amante de sus raíces, las cuales ha estudiado profundamente por lo cual ha sido invitado a reconocidos restaurantes de mesa criolla, argentina e italiana.

Sam, apuesta a sus creaciones bajo la firma ¨Kurvan¨, un emprendimiento gastronómico en el que conjuga texturas, aromas, estilo y recetas exquisitas que lo catalogan de menú único y original que se puede seguir en las redes sociales como @kurvanfood.

Historias de superación y emprendimiento como las de Sam valen la pena compartir para así incentivar a todos nuestros hermanos venezolanos que comienzan sus vidas desde cero en tierras ajenas; es la muestra de que con perseverancia, esmero, empeño y profesionalismo las metas se pueden alcanzar. El camino del emprendedor siempre es largo y con obstáculos pero su destino es el éxito.

También te puede interesar:

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta