Para nadie es secreto que en cada oportunidad que la ex-oposición venezolana, hoy día gobierno, organiza un acto para inundar de manifestantes las calles del país, el régimen de Nicolás Maduro hace su propio evento para intentar esconder lo inocultable: una abrumadora mayoría lo rechaza.

El núcleo duro del chavismo, ahora reducido a un 12%, es permanentemente enfocado por las cámaras del aparato de comunicaciones del chavismo durante los actos a su favor. Pero la “marea roja” necesita de planos cercanos que exalten las caras emocionadas y eviten mostrar la dimensión de la convocatoria.

La distancia entre ambas marchas en la capital venezolana (Reuters)La realidad quedó en evidencia por fotos satelitales captadas el último sábado por la firma DigitalGlobe, y difundidas esta semana.

La convocatoria del chavismo. El concreto de la avenida es más visible que la muchedumbre (DigitalGlobe/REUTERS)

Ni la celebración de los 20 años de chavismo, ni la presencia de Maduro (reapareció en un acto público tras seis meses, cuando estallaron dos drones en una parada militar) pudieron sumar un caudal significativo.

A su vez, la marcha convocada por Juan Guaidó para exigir la salida de Maduro y en reclamo de elecciones libres, tuvo una multitudinaria asistencia, como se puede comprobar desde el aire.

Miles de venezolanos retomaron las calles del país para repudiar a Maduro (DigitalGlobe/Reuters)

Al invitar a sus seguidores a seguir “en las calles”, Guaidó llamó a dos “movilizaciones importantes”: una el Día de la Juventud en Venezuela, el 12 de febrero, y la otra relacionada con la llegada de ayuda humanitaria, cuya fecha no precisó.

Share This