Una iglesia del siglo VI sepultada por un terremoto cientos de años atrás y que cuenta con una rara colección de arte cristiano reabrió al público en la capital italiana, tras una restauración que se extendió por más de tres décadas.
Ubicada al pie de la colina donde vivían los emperadores romanos, la iglesia Santa María Antigua fue sepultadabajo escombros en el año 847 y descubierta recién en 1900.

Los frescos de santos, mártires, reinas, papas y emperadores fueron restaurados con un costo de 2,7 millones de euros (el equivalente a tres millones de dólares), financiados por el Estado italiano y el World Monuments Fund.
«Esta iglesia es la Capilla Sixtina de la temprana Edad Media», dijo la historiadora de arte María Andaloro, quien supervisa una exhibición que utiliza proyecciones digitales sobre los muros del lugar.
«Reunió lo mejor de la cultura figurativa del mundo cristiano entre Roma y Bizancio», agregó.
Entre los tesoros artísticos figura una representación de la Virgen María con el Niño, uno de los íconos cristianos más antiguos del mundo, trasladada a otra iglesia en Roma luego del terremoto pero que ahora fue devuelta a Santa María Antigua.
Share This