Marco Rubio: Es hora de acelerar la salida de Maduro del poder

0
141
miles454

CARACAS.– Marco Rubio, senador republicano por el estado de Florida, insta a las naciones democráticas para unirse y acelerar la salida del régimen de Nicolás Maduro, de acuerdo con un artículo publicado en CNN.

Rubio asegura que la mala gestión, la corrupción y la represión violenta del Estado ha producido la “grave crisis” que actualmente enfrenta el país.

“Mientras que Estados Unidos y nuestros socios han condenado repetidamente al régimen de Maduro y exigido el fin de la crisis, ahora debemos seguir nuestras palabras con acciones decisivas”, apunta Rubio.

Recuerda que durante la Cumbre de las Américas, que se realizó en Perú, el tema de los países era la situación de Venezuela. En dicho encuentro EEUU emitió, junto al Grupo de Lima, una declaración para rechazar el plan de Maduro de realizar las elecciones pautadas para el 20 de mayo.

“Juntos, llamamos inequívocamente a elecciones libres e instamos a la dictadura venezolana a liberar a todos los prisioneros políticos”, expresó.

Afirmó que la ayuda humanitaria para los venezolanos está lista para ser entregada al país, pero el régimen “no lo permite”.

“El régimen de Maduro debe enfrentar una creciente presión internacional para permitir la asistencia humanitaria dentro de las fronteras de Venezuela, y permitir que sea distribuida por organizaciones benéficas y no gubernamentales creíbles”, agregó Rubio en el comunicado.

Aquí el comunicado completo:

Venezuela ha alcanzado un punto de inflexión para su pueblo y el Hemisferio Occidental. La crisis en Venezuela no es solo un irritante regional. Su gobierno socialista se ha convertido en un peligro para sus vecinos y para nuestra propia seguridad nacional.

Por Marco Rubio / CNN

El régimen del dictador venezolano Nicolás Maduro amenaza los intereses de Estados Unidos. Si bien el régimen de Maduro ha negado tales cargos, es un estado patrocinador del tráfico de drogas. Estados Unidos ha sancionado al vicepresidente del país, llamándolo “capo de la droga”, y los sobrinos de la primera dama fueron condenados el año pasado a 18 años de prisión por cargos de narcotráfico en Estados Unidos. El régimen proporciona un puerto seguro para las organizaciones terroristas extranjeras designadas por los EEUU como las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y ELN (Ejército de Liberación Nacional). Ha atacado el orden democrático regional y se alía activamente con los enemigos de los Estados Unidos, incluida la dictadura cubana, Rusia, así como Irán y Hezbollah.

Los efectos indirectos de las acciones autoritarias del régimen de Maduro están socavando los esfuerzos de los Estados Unidos y sus socios regionales para promover la democracia, los derechos humanos y la estabilidad en el Hemisferio Occidental. El gobierno corrupto de la dictadura venezolana, la mala gestión económica y la represión violenta de la disidencia popular han producido una grave crisis humanitaria de proporciones históricas. A su vez, el flujo desestabilizador de millones de migrantes venezolanos ha puesto a prueba los recursos de países vecinos como Colombia y Brasil.

Mientras que Estados Unidos y nuestros socios han condenado repetidamente al régimen de Maduro y exigido el fin de la crisis, ahora debemos seguir nuestras palabras con acciones decisivas. Es hora de que las naciones democráticas de la región trabajen juntas y aceleren la salida de Maduro del poder.

A principios de este mes, viajé a la Cumbre de las Américas en Lima, Perú, donde la crisis en Venezuela dominó casi todas las discusiones entre nuestros aliados. A su vez, Estados Unidos emitió una declaración conjunta con el llamado “Grupo Lima” de 16 vecinos regionales para rechazar el plan de Maduro de una simulada votación presidencial el 20 de mayo. Juntos, llamamos inequívocamente a elecciones libres e instamos a la dictadura venezolana a liberar a todos los prisioneros políticos

En un mundo ideal, la Organización de Estados Americanos (OEA), un grupo de 34 naciones en el Hemisferio Occidental, proporcionaría el foro para coordinar la acción multilateral en Venezuela. Pero una pequeña minoría de los estados miembros de la OEA se mantienen alineados económica o ideológicamente con Maduro y están haciendo todo lo posible para evitar que la organización cumpla la promesa de su carta de proteger la paz, la justicia y la solidaridad.

Como alternativa, insto a los Estados Unidos a persuadir a las naciones del Grupo Lima y otros vecinos de ideas afines para que celebren reuniones con nuestros respectivos ministros de finanzas y exteriores en mayo y tracen un camino regional para Venezuela basado en tres elementos centrales.

En primer lugar, Estados Unidos debería trabajar con los países del Grupo Lima para coordinar sus sanciones a nivel nacional con nuestros propios esfuerzos cada vez mayores para atacar los elementos delictivos del régimen de Maduro, su acceso a la banca internacional y el financiamiento, y a esas personas, empresas ficticias y otras entidades que lo está utilizando para evadir la presión financiera extranjera. El objetivo es maximizar el dolor que sienten los funcionarios gubernamentales corruptos, opresivos e ilegítimos en Venezuela que están socavando la democracia y los derechos humanos, así como a los actores que los mantienen en el poder.

En segundo lugar, debemos coordinar nuestros esfuerzos para aliviar la creciente crisis humanitaria de Venezuela. Como millones de venezolanos han huido de su país para escapar del hambre, las privaciones y la violencia, los estados vecinos han soportado cargas desproporcionadas y necesitan asistencia extranjera, incluida la ayuda continua para programas de emigrantes.

Es fundamental que también aclaremos a los venezolanos que la comida, la medicina y la ayuda humanitaria internacional están listos para ser entregados en su país, pero su dictadura cínicamente no lo permitirá. El régimen de Maduro debe enfrentar una creciente presión internacional para permitir la asistencia humanitaria dentro de las fronteras de Venezuela, y permitir que sea distribuida por organizaciones benéficas y no gubernamentales creíbles.

Finalmente, debemos estar listos para ayudar a reconstruir una Venezuela libre y democrática después de que Maduro abandone el poder. Necesitamos un equivalente multilateral del Plan Marshall, la iniciativa estadounidense para reconstruir Europa después del final de la Segunda Guerra Mundial, para después de Maduro Venezuela. Este plan debe incluir la inversión del Banco Interamericano de Desarrollo, al que Estados Unidos contribuye, y de otras organizaciones económicas internacionales alineadas con nuestros intereses.

Al mismo tiempo, debemos estar preparados para ayudar al pueblo venezolano a restaurar sus instituciones y procesos democráticos. Dado los esfuerzos del régimen de Maduro para evitar que los líderes de la oposición vayan al exterior a criticar a la dictadura y obtener apoyo internacional, Estados Unidos y nuestros socios regionales deben trabajar para permitir a todos los miembros legítimamente elegidos de la Asamblea Nacional del país la posibilidad de viajar libremente, incluso proporcionar visas y permitir el pasaporte caducado u otras alternativas. También significa cooperar con los tribunales constitucionales legítimos de Venezuela que Maduro ha socavado.

La crisis en Venezuela se ha convertido en un complejo desafío regional. Estados Unidos debería persuadir a nuestros vecinos de ideas afines para que apoyen una solución regional destinada a aumentar la presión sobre el régimen de Maduro, aliviar la terrible crisis humanitaria del país y sentar las bases para los esfuerzos internacionales por reconstruir un Venezuela libre y democrática después de Maduro en Venezuela. Ya es hora de que las democracias del Hemisferio Occidental respalden nuestras palabras de apoyo al sufrimiento del pueblo venezolano con una acción decisiva y colectiva.

FUENTE: REDACCIÓN

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta