La Corte Suprema ha aceptado este lunes examinar un caso que puede cambiar el futuro de miles o millones de inmigrantes en Estados Unidos.

Los magistrados tomarán en consideración el intento del estado de Kansas de perseguir criminalmente por robo de identidad a aquellos que empleen el número de seguro social de otras personas para obtener un empleo de forma ilícita.

La Corte Suprema de Kansas anuló la condena contra tres trabajadores de restaurante acusados de este delito, concluyendo que la ley migratoria federal impide a los estados llevar a cabo este tipo de actuaciones judiciales, según informa la agencia de noticias Reuters.

Los tres trabajadores (Ramiro García, Donaldo Morales y Guadalupe Ochoa) usaron números de seguro social de otras personas para conseguir su trabajo en el condado de Johnson, cerca de Kansas City (Missouri). 

Sus abogados defendieron que lo habían hecho sólo para que sus empleadores pudiera rellenar el formulario I-9, que da testimonio de que esas personas tienen permiso para trabajar en Estados Unidos; la ley federal señala que ese formulario no puede ser usado para nada más (por ejemplo, procesar por robo de identidad).

La Fiscalía de Kansas apeló a la Corte Suprema federal, que será ahora quien tenga la última palabra en una decisión que no se espera al menos hasta otoño.

Tanto sus abogados como la Fiscalía se han negado a aclarar por qué lo hicieron, aduciendo que ese aspecto no atañe al caso; sin embargo, se trata de una práctica común entre inmigrantes indocumentados, que no tienen otra manera de conseguir esa identificación necesaria para trabajar.

El Gobierno que preside Donald Trump, que se ha caracterizado por su política de mano dura contra los inmigrantes, indocumentados o no, se ha personado en el caso para instar a la Corte Suprema a revisar la sentencia.

“Si la Corte Suprema toma el caso y anula la decisión del tribunal de Kansas, todos los estados podrían perseguir a los extranjeros por robo de identidad más fácilmente”, ha señalado el profesor universitario Stephen Yale-Loehr a la cadena CNN.

Share This