El consumo regular de marihuana entre los más jóvenes puede disminuir en ocho puntos su cociente intelectual, según advirtió este martes la directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos, Nora Volkov.
En un acto sobre prevención de drogas, organizado por la Fundación Casa de Misericordia de Barcelona en el Palau Macaya de Barcelona, ​​Volkov se ha centrado en mostrar los daños neurológicos que el cannabis provoca en los jóvenes y adolescentes y ha destacado la plasticidad del cerebro, que va formándose hasta los 25 años aproximadamente.
Según esta experta, los factores de riesgo para dañar las conexiones neuronales dependen de la regularidad en el consumo y de la edad a la que se empiece. En su opinión, el riesgo se dispara en menores de 15 años.
La coincidencia de estos factores aumenta exponencialmente el riego de padecer enfermedades mentales como la esquizofrenia o diferentes tipos de psicosis.
LA DIFERENCIACIÓN LEGAL
Desde el ámbito científico, algunos especialistas se han mostrado críticos con la diferenciación legal que distingue penalmente los diferentes estupefacientes en función de su mayor o menor gravedad hacia la salud.
Así, han asegurado que la marihuana dispone de un régimen penal mucho más suave que otras sustancias como la heroína o la cocaína, aunque aseguran que «sus efectos nocivos en adicciones, daño cerebral, etc. son incuestionables y esta distinción no tiene sentido», según el farmacólogo Walter Osswald.

Share This