En el año 1920, en la Vuelta del Paraíso ubicada en Los Teques (Estado Miranda), la ciudadana Josefina Báez inventó dentro de su hogar un delicioso platillo gastronómico que ha trascendido las fronteras del país, y ha llegado a lugares inimaginables.

Se trata de los tequeños, un alimento en forma cilíndrica de aproximadamente 10 y 25cm, hecho con harina de trigo y relleno con queso, que se ha popularizado en cualquier encuentro familiar o festejo.

En la actualidad, cuenta con algunas variantes culinarias  que permiten que las personas degusten la opción de su preferencia, como por ejemplo: los tequeños rellenos de ricotta, salchicha, tomate seco y queso, por mencionar algunos. Siendo así una alternativa gastronómica ideal para cualquier venezolano y paladar.

Curiosidades de los tequeños

  • Algunos expertos en gastronomía indican que la familia Báez empezó a vender los tequeños a las familias pudientes de la zona, quienes empezaron a popularizarlos en otras regiones del país
  • Se llaman tequeños porque cuando las personas de Los Teques llegaban a otras regiones del país con el alimento, quienes iban a recibirlos decían “aquí llegaron los tequeños”.
  • Inicialmente eran llamados enrolladitos de queso
  • Algunos atribuyen el nacimiento de los tequeños a un hombre italiano que residía en el Zulia

Receta del tequeño (Cortesía: Que rica vida)

Ingredientes

1 lb de queso blanco semi-duro

2 tazas de harina de trigo multiusos

5 cucharadas de mantequilla

1 huevo

½ cucharadita de sal

2 cucharadas de azúcar

4 a 5 cucharadas de agua fría

4 tazas de aceite de maíz (para freír)

Instrucciones

  1. Corta el queso en tiras de 3/4 pulgadas de ancho por 2 3/4 de pulgada de largo aproximadamente.
  2. Sobre una superficie plana, coloca la harina en forma de corona con un hueco en el medio, en donde añades la mantequilla y el huevo. En un pequeño envase mezcla la sal, el azúcar y el agua fría. Agrega poco a poco la mezcla de agua a la harina y amasa con los dedos hasta que esté suave y no se pegue a los dedos. Haz una bola y déjala reposar al menos 1/2 hora a temperatura ambiente.
  3. Espolvorea harina en una superficie plana y con la ayuda de un rodillo extiende la masa hasta formar un cuadrado de aproximadamente 1/8” de espesor. Luego corta en tiras uniformes con la ayuda de un cuchillo filoso.
  4. Coloca el queso en un extremo de la tira de la masa y envuelve hasta llegar al otro extremo (cubre completamente el queso). Sella los extremos con los dedos para evitar que el queso se salga al freírlo.
  5. Calienta el aceite a fuego alto en un sartén para freír. Cuando el aceite este caliente baja el fuego a medio. Con cuidado, fríe los tequeños hasta que estén doraditos y crujientes.
  6. Coloca en un papel absorbente de cocina para extraer el exceso de aceite. ¡Y a comer se ha dicho!