El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) prohibió a medios digitales de ese país difundir videos de linchamientos en sus páginas web y redes sociales por considerar que esta información va en contra del desarrollo integral de la sociedad.

En la sentencia 429/2016 publicada este miércoles, el TSJ “condena los linchamientos por contrariar la convivencia social, la condición humana y el Estado de derecho”.

De acuerdo con un comunicado publicado en la página webde esa institución, la información publicada por los medios ‘La Patilla’ y ‘Caraota Digital’ sobre linchamientos crean “zozobra e incertidumbre en la población” contrario al ejercicio de la comunicación social que “debe contribuir con el desarrollo integral del individuo y de la sociedad”.
Como se trata de una medida cautelar, la medida se extiende a todos los medios de comunicación.
Los videos «crean zozobra en la colectividad por la lesión flagrante del derecho a la vida, el derecho a la integridad física, psíquica y moral, el derecho a la defensa y debido proceso, el derecho a la presunción de inocencia, el derecho a la salud pública, el derecho a la educación y a la garantía constitucional de administrar justicia», dice el Tribunal.
En los videos en mención publicados por La Patilla y Carlota Digital, en febrero y marzo de 2016 respectivamente, se observa un grupo de gente “sin piedad, y deshumanizando a las víctimas, sustituye el ejercicio de la justicia, quitándole la vida o en su defecto ocasionando lesiones gravísimas a personas que presuntamente cometieron un ilícito penal”, según indica el documento del Tribunal.
La Sala Constitucional asegura que el mensaje “altamente agresivo y violento” podría influir negativamente en el bienestar psicológico, moral y emocional de los usuarios y que deja “aparentemente en segundo plano la nota periodística, lo cual pareciera avalar implícitamente los linchamientos”.
En el video publicado por La Patilla en Instagram se muestra cómo un grupo de ciudadanos atrapan a un hombre que intentó robar. Según la publicación los usuarios llamaron a la PNB “y durante los 20 minutos que estuve allí, no atendieron el llamado”.
En otro de los videos a los que hace referencia el TSJ, se muestran imágenes de redes sociales de un grupo de personas que golpeó a un hombre que presuntamente estaba delinquiendo en el sector de Los Ruices en Caracas.
Caraota Digital dijo en su editorial de este jueves que no comparte la decisión del Tribunal “porque cercena la libertad de expresión y limita el trabajo de los medios.
“En Caraota Digital tratamos el tema de los linchamientos con responsabilidad. Lo hicimos, no porque estemos de acuerdo con esa práctica grotesca, sino porque es una realidad que se multiplica ante las narices de quienes son responsables de impartir justicia, por ejemplo el TSJ”, dice el editorial. “No es evitando que lo digamos que se acabarán los linchamientos; es transformando la Fiscalía, los cuerpos de seguridad y en fin haciendo que la justicia funcione para que los ciudadanos confíen y no se sientan con autoridad para aplicarla cuando no les corresponde.
“En Caraota Digital somos respetuosos del estado de derecho y en consecuencia acataremos la sentencia”, añade el diario digital.
La Patilla no se pronunció sobre el hecho en su página web, pero en una nota publicada este miércoles 8 de junio, el abogado experto en derechos humanos, Jesús Ollarves, calificó la decisión del alto tribunal como “censura”.
“Se trata de una restricción ilegítima a la libertad de expresión que refleja una vez más la política de censura, de la censura judicial por parte de la más alta instancia judicial para inhibir el debate libre y público de un problema de transcendencia nacional”, dijo el abogado consultado por La Patilla.

Share This