VENEZOLANOS EN EL EXTRANJERO: La otra versión

0
1704
miles454

Queremos compartir con ustedes esta excelente publicación de Johan Ramírez, un joven venezolano que como muchos partió de nuestra querida Venezuela hacia Berlín, Alemania y que vale la pena difundir:

Mamá,

Te escribo porque supongo que de tanto escuchar la historia del inmigrante venezolano que se fue a pasar trabajo en el extranjero, debes estar muy preocupada por mí. Te lo digo de una vez: estoy bien. De hecho, estoy muy bien.

No sé tú, pero ya me estoy cansando de escuchar el relato patético y estigmatizador del pobre venezolanito que se fue del país y que ahora está limpiando baños y fregando platos en España, en Chile o en Argentina. Sería bueno que se dejaran de tonterías: muchos de los que nos fuimos también hemos tenido la fortuna de estudiar y obtener nuestros diplomas tal como lo planeamos, y de ejercer nuestras profesiones tal como lo soñamos, sin andar por ahí pateando piedras cabizbajos, llorando de nostalgia por la familia que dejamos o los amigos, o por El Ávila o el clima o las playas o las parrillas o las arepas. No te preocupes, mamá, porque en el extranjero también compramos harina PAN y comemos no solo arepas sino tequeños y empanadas y pabellón y todo lo que queremos cuando queremos. Solo basta ir a la tienda del chino o del africano de la esquina para comprar plátanos maduros y caraotas y hasta la harina para hacer cachapas. Y por lo demás, tampoco te preocupes: en el resto del mundo también hay montañas maravillosas y playas y amigos. Y sí, aunque algunos no se lo imaginen: también en Europa se hacen parrillas. Aquí en Alemania le llaman barbacoas, pero es exactamente lo mismo (ah, y cuando llega el invierno, uno se abriga bien, y listo).

Muchos de los que nos fuimos no somos sobrevivientes de un naufragio que publican fotos en las redes sociales solo para que otros crean que somos felices cuando en realidad estamos tristes y solos y pasando frío. Cierto, muchos estarán así, pero esa es solo una cara de la moneda. Otros estamos felices y gozamos de una buena calidad de vida porque bastante hemos trabajado para merecerla, y porque la suerte nos ha sonreído, y entonces estamos bien y dormimos acompañados y bien calientes. Y creo que esas también son historias que vale la pena contar. Porque a veces me siento tentado a pensar que algunos de los que se quedaron apuestan al fracaso de quienes se fueron, o niegan el éxito de los que están afuera, quizá para sentirse mejor en sus colas o en el sinsabor de extrañar países que no conocen. Creo que también deberían pensar y hablar de los que se fueron con un sueño y no se quedaron cortos, porque nosotros somos la otra parte de esta historia, y somos la prueba de que hay muchas otras formas de vivir en el extranjero.

Mamá, no me considero un tipo especial, y si hoy estoy bien y si no me ha tocado lavar platos, no es porque sea un enchufado ni porque venga de una familia adinerada. Al contrario, creo que se debe sobre todo a que la suerte ha estado de mi lado, a que he estudiado y trabajado con mucha perseverancia, y a que me organicé bien antes de venirme y lo he seguido haciendo durante los cuatro años que llevo acá. Estoy convencido de que es el producto de muchas circunstancias favorables y del azar, pero no por eso menos real. De manera que cuando escuches esos cuentos de los venezolanos que andan sufriendo por el mundo, diles que tu hijo ha vivido una experiencia muy distinta, y no para jactarte o para que me alaben, sino para que sepan que allí, fuera de la crisis, algunos hemos comprobado que sí es posible salir adelante.

Te amo, desde Berlín,

Johan

(Si quieres leer otras cartas a mi madre, haz clic aquí)

No hay comentarios

Dejar una respuesta