Con el fin de que Airbnb tenga algunas de las mismas regulaciones que enfrentan sus competidores en la industria hotelera, el alcalde del Condado Miami-Dade Carlos Giménez llegó a un acuerdo con la popular plataforma de casa compartida para cobrar impuestos turísticos.
Bajo el arreglo, Airbnb cobrará el seis por ciento de los impuestos que Miami-Dade le cobra a sus huéspedes y le enviará ese dinero al condado todos los meses. Si la tendencia sigue, el condado obtendría por lo menos $8 millones anuales, dijo Benjamin Breit, portavoz de Airbnb.
El acuerdo excluye a Miami Beach y a Bal Harbour ya que cada ciudad tiene su propio impuesto turístico fijo a 4% y 3%, respectivamente. Sin embargo, Airbnb comenzará a cobrar el 3% de impuesto a los huéspedes en Miami Beach como parte del acuerdo con el condado.
El acuerdo sería el número 36 que Airbnb obtiene con un condado de la Florida, y un paso de importancia en el objetivo de la compañía en asegurar negocios con los 63 condado del estado que tienen un impuesto turístico.
El Condado Broward no tiene ningún negocio con Airbnb.