Por Alexis Ortiz / @alexisortizbravo

Comentario editorial para BIENVENIDOSVENEZOLANOS.COM /
Miércoles 29 de julio de 2020

No solo los alacranes vendidos a la narcodictadura y los buscadores de diputaciones gratuitas, sino también ciertos “analistas” pretendidamente objetivos, abogan por la participación en el fraude electoral parlamentario castrochavista.

Ellos aducen que un demócrata siempre debe participar en elecciones, no importa si son ilegales o no hay garantías.
Esa es una posición dogmática que, como todo dogma, es contradictorio con la política democrática.

Y ponen el ejemplo de dos dictaduras que convocaron a elecciones y la oposición participo, la de Pinochet en Chile y la de Ortega en Nicaragua. Lo que olvidan es que ambos dictadores estaban dispuestos a respetar el resultado electoral, como en efecto lo hicieron.

Pero en Venezuela la narcodictadura ha dejado claro que, en ningún caso, reconocerían una derrota electoral.
Mas claro no canta un gallo.