Diabetes y Psicoeducación, una realidad ante el diagnóstico y tratamiento.

Diabetes y Psicoeducación, una realidad ante el diagnóstico y tratamiento.

A lo largo de mi carrera como psicólogo he tenido la oportunidad de atender pacientes con diabetes y otras enfermedades crónicas.

El impacto inicial del diagnóstico suele ir acompañado en algunos casos por: estrés e incertidumbre, ya que implica por parte del sujeto, modificar hábitos y patrones de conducta para los cuales no esta preparado.

¿Cuál es nuestro trabajo como psicólogos?

Inicialmente psicoeducar sobre la enfermedad, cómo se manifiesta, cuáles son sus causas, síntomas y la importancia de cumplir con el tratamiento. De esta manera, el paciente tendrá una clara compresión de lo que pasa en su organismo, así como también, las implicaciones negativas que esto puede tener en caso de no adherirse al tratamiento, también le permitimos al paciente conocer las implicaciones positivas que pueden llevarlo a prolongar su vida.

Otro de nuestro trabajo consiste en enseñar al paciente a detectar los factores de riesgo, muchos ellos emocionales y conductuales, generados por las exigencias del día a día, propias de la enfermedad y la dificultad para seguir adecuadamente la dieta. En estos casos la orientación debe ir dirigida a reducir los niveles de ansiedad, estrés, y a evaluar las creencias, muchas de ellas asociadas a la comida.

El rol de la Familia ante el diagnóstico.

La familia juega un papel importante, requiriendo también de atención y soporte emocional, más aún si se trata de que los miembros de la familia necesitan apoyar a un paciente “adolescente”, ya que esto implica un proceso de adaptación tanto para el adolescente como para sus familiares, en este escenario, los psicólogos debemos brindar herramientas y acompañar en el proceso de adaptación.

Recordemos que todo diagnóstico de salud implica una pérdida, y como pérdida, amerita tiempo para asimilar y procesar ese duelo por la ausencia de la salud, en estos casos los profesionales servimos de acompañantes durante este proceso.

Ten presente que tu eres un elemento activo tanto en la prevención de una enfermedad como en el diagnóstico de la misma, esta en tus manos cuidarte… y que todo es posible, en la medida que creas que lo es. By: Psic. Ana Lugo

Emigrar sin mi Pareja, efectos emocionales

Emigrar sin mi Pareja, efectos emocionales

Debido a la situación económica, política y personal de diferentes países como es la realidad de Venezuela, muchos toman la difícil decisión de emigrar en busca de un mejor futuro. Lo cual, para nadie resultara fácil abandonar su zona de confort y aventurarse a lo desconocido. Sin embargo, lo más complicado inicia cuando deben separarse de sus seres queridos o de la pareja.

     Emigrar es complejo y difícil, porque quienes deciden asumir este reto comienzan una nueva etapa en sus vidas, y su relación de pareja puede sufrir cambios de tal magnitud, que puede afectarla hasta deteriorarse. Una cosa es cuando emigran juntos a la vez y otra cuando uno de los dos decide ir primero para crear las condiciones necesarias para recibir a su pareja o familia. En este último caso, la estabilidad de la relación depende de cómo asuma cada uno el cambio.

     En estos años atendiendo casos de personas que emigran y han buscado ayuda psicologica profesional, he constatado que cuando emigran (solos o juntos) y la relación de pareja no está sólida, comienzan a batallar con las situaciones de crisis que se presentan en el inicio del proceso, tales como el factor económico, estabilidad, comunicación, espacios, privacidad en el hogar, ya que muchos comparten la casa y el tiempo de trabajo que invierten, con la capacidad de ahorrar para llevar a cabo el plan de alcanzar las mejoras y deseos ante el salir del país.

     Uno de los retos más grandes en una relación, es la distancia. Inevitablemente habrán dudas, desconfianza y tristeza. Sentirás que es el final y que estás abandonando a esa persona especial, o por el contrario, sentirás que estas siendo abandonado. Cuando la pareja se separa, pasa por situaciones de crisis emocionales que generan tensión la relación, tales como:

  1. Problemas de comunicación: aunque muchas veces la comunicación es difícil, por razones de tiempo o económicas, es importante para la relación que el contacto se mantenga. En la actualidad la tecnología es un gran aliado de las relaciones a distancia. Los teléfonos inteligentes ofrecen muchas opciones, como mensajes de texto, llamadas, video llamadas, redes sociales, en fin, las alternativas son muchas para siempre estar comunicados. Es importante fijar horas para la comunicación, de manera que no pueda entorpecer los tiempos de descaso o trabajo.
  2. No respetar los espacios del otro: muchas veces la pareja que se queda, experimenta tanta ansiedad que desea hablar por horas con el que emigró o viceversa. Es importante, así se encuentren separados, tener en cuenta que cada uno debe seguir manteniendo su espacio de privacidad. Por ejemplo, la persona que se fue primero, está viendo cosas nuevas y viviendo nuevas experiencias, por lo que se le debe respetar su tiempo y espacio para que las pueda vivenciar.
  • No hacer las paces con la soledad: el que se queda no debe asumir el papel de víctima porque su pareja se fue y se quedó solo. Por el contrario, debe aprovechar ese tiempo de soledad para hacer todas aquellas cosas que siempre quiso hacer, pero dejó para después. Por ejemplo, salir con los amigos, hacer ejercicios, estudiar o cualquier otra actividad que le haga sentir que la vida continua.
  •  Desconfianza: Es característico ver que las parejas empiezan a tambalearse en este tema por el factor distancia. De parte de los dos, del que se queda y del que se fue, debe haber absoluta confianza, es fundamental creer en la otra persona y evitar todos esos pensamientos y sentimientos negativos que tienen que ver con los celos, las mentiras y las suposiciones.
  • No establecer metas y proyectos en común: Es primordial que la pareja se fije lapsos para estar nuevamente juntos. La relación a distancia solo debe ser temporal, pues con un proyecto claro a mediano plazo, la motivación y la esperanza les ayudarán a mantenerse unidos. Lo primordial es la paciencia, la responsabilidad, la lealtad y fidelidad, evitando a toda costa la frustración de uno de los dos, que es lo que puede destruir la relación.

¿Como afrontar el emigrar sin mi pareja?

Cuando emigramos sin la pareja lo ideal es mantener el equilibrio emocional de ambos en la relación, para esto recomiendo que:

  1. Elaboren un plan: si la intención es mantenerse juntos aún en la distancia, deben establecer un posible plan de acción entendiendo que todo puede cambiar. En él estipularán posibles fechas de viaje de alguno de los dos, el que emigra al mismo país en donde esta su pareja o el que va de visita. Es importante ser muy realistas y no adelantarse a los hechos.
  • Hagan un compromiso de sinceridad: los kilómetros de distancia pueden crear brechas, cambiar pensamientos y sentimientos. Lleguen al acuerdo de “honestidad”. Si alguno de los dos no quiere seguir con la relación a distancia o están interesados en alguien más, deben decir la verdad y no complicar más las cosas. Recuerda que el futuro es muy incierto y quizás el reencuentro no sea tan rápido como lo imaginaron.
  • Mantengan viva la llama del amor: nada enfría más que la falta de sexo. Por esto, busquen alternativas para mantener encendida la llama de la pasión: videollamadas, sexting y todo lo que se les ocurra, con tal de seguir avivando la relación de pareja. Recuerda que la comunicación abre la puerta a la intimidad y esta hace que la sexualidad se fortalezca.
  • Aprendan a ser tolerantes y ponerse en el lugar del otro: pensar por el otro e imaginar una situación que no estás viviendo es bastante complicado. Por esto, debes ser empático con tu pareja. En el caso del que viaja, es posible que se sienta deprimido, agobiado y solo. Mientras que el otro, olvidado, descuidado y decepcionado. Cada uno verá su malestar desde su perspectiva. ¿Qué pasa si no somos comprensivos? Pues, todo terminará muy mal.

Debido a la situación económica, política y personal de diferentes países como es la realidad de Venezuela, muchos toman la difícil decisión de emigrar en busca de un mejor futuro. Lo cual, para nadie resultara fácil abandonar su zona de confort y aventurarse a lo desconocido. Sin embargo, lo más complicado inicia cuando deben separarse de sus seres queridos o de la pareja.

     Emigrar es complejo y difícil, porque quienes deciden asumir este reto comienzan una nueva etapa en sus vidas, y su relación de pareja puede sufrir cambios de tal magnitud, que puede afectarla hasta deteriorarse. Una cosa es cuando emigran juntos a la vez y otra cuando uno de los dos decide ir primero para crear las condiciones necesarias para recibir a su pareja o familia. En este último caso, la estabilidad de la relación depende de cómo asuma cada uno el cambio.

     En estos años atendiendo casos de personas que emigran y han buscado ayuda psicologica profesional, he constatado que cuando emigran (solos o juntos) y la relación de pareja no está sólida, comienzan a batallar con las situaciones de crisis que se presentan en el inicio del proceso, tales como el factor económico, estabilidad, comunicación, espacios, privacidad en el hogar, ya que muchos comparten la casa y el tiempo de trabajo que invierten, con la capacidad de ahorrar para llevar a cabo el plan de alcanzar las mejoras y deseos ante el salir del país.

     Uno de los retos más grandes en una relación, es la distancia. Inevitablemente habrán dudas, desconfianza y tristeza. Sentirás que es el final y que estás abandonando a esa persona especial, o por el contrario, sentirás que estas siendo abandonado. Cuando la pareja se separa, pasa por situaciones de crisis emocionales que generan tensión la relación, tales como:

  1. Problemas de comunicación: aunque muchas veces la comunicación es difícil, por razones de tiempo o económicas, es importante para la relación que el contacto se mantenga. En la actualidad la tecnología es un gran aliado de las relaciones a distancia. Los teléfonos inteligentes ofrecen muchas opciones, como mensajes de texto, llamadas, video llamadas, redes sociales, en fin, las alternativas son muchas para siempre estar comunicados. Es importante fijar horas para la comunicación, de manera que no pueda entorpecer los tiempos de descaso o trabajo.
  2. No respetar los espacios del otro: muchas veces la pareja que se queda, experimenta tanta ansiedad que desea hablar por horas con el que emigró o viceversa. Es importante, así se encuentren separados, tener en cuenta que cada uno debe seguir manteniendo su espacio de privacidad. Por ejemplo, la persona que se fue primero, está viendo cosas nuevas y viviendo nuevas experiencias, por lo que se le debe respetar su tiempo y espacio para que las pueda vivenciar.
  • No hacer las paces con la soledad: el que se queda no debe asumir el papel de víctima porque su pareja se fue y se quedó solo. Por el contrario, debe aprovechar ese tiempo de soledad para hacer todas aquellas cosas que siempre quiso hacer, pero dejó para después. Por ejemplo, salir con los amigos, hacer ejercicios, estudiar o cualquier otra actividad que le haga sentir que la vida continua.
  •  Desconfianza: Es característico ver que las parejas empiezan a tambalearse en este tema por el factor distancia. De parte de los dos, del que se queda y del que se fue, debe haber absoluta confianza, es fundamental creer en la otra persona y evitar todos esos pensamientos y sentimientos negativos que tienen que ver con los celos, las mentiras y las suposiciones.
  • No establecer metas y proyectos en común: Es primordial que la pareja se fije lapsos para estar nuevamente juntos. La relación a distancia solo debe ser temporal, pues con un proyecto claro a mediano plazo, la motivación y la esperanza les ayudarán a mantenerse unidos. Lo primordial es la paciencia, la responsabilidad, la lealtad y fidelidad, evitando a toda costa la frustración de uno de los dos, que es lo que puede destruir la relación.

¿Como afrontar el emigrar sin mi pareja?

Cuando emigramos sin la pareja lo ideal es mantener el equilibrio emocional de ambos en la relación, para esto recomiendo que:

  1. Elaboren un plan: si la intención es mantenerse juntos aún en la distancia, deben establecer un posible plan de acción entendiendo que todo puede cambiar. En él estipularán posibles fechas de viaje de alguno de los dos, el que emigra al mismo país en donde esta su pareja o el que va de visita. Es importante ser muy realistas y no adelantarse a los hechos.
  • Hagan un compromiso de sinceridad: los kilómetros de distancia pueden crear brechas, cambiar pensamientos y sentimientos. Lleguen al acuerdo de “honestidad”. Si alguno de los dos no quiere seguir con la relación a distancia o están interesados en alguien más, deben decir la verdad y no complicar más las cosas. Recuerda que el futuro es muy incierto y quizás el reencuentro no sea tan rápido como lo imaginaron.
  • Mantengan viva la llama del amor: nada enfría más que la falta de sexo. Por esto, busquen alternativas para mantener encendida la llama de la pasión: videollamadas, sexting y todo lo que se les ocurra, con tal de seguir avivando la relación de pareja. Recuerda que la comunicación abre la puerta a la intimidad y esta hace que la sexualidad se fortalezca.
  • Aprendan a ser tolerantes y ponerse en el lugar del otro: pensar por el otro e imaginar una situación que no estás viviendo es bastante complicado. Por esto, debes ser empático con tu pareja. En el caso del que viaja, es posible que se sienta deprimido, agobiado y solo. Mientras que el otro, olvidado, descuidado y decepcionado. Cada uno verá su malestar desde su perspectiva. ¿Qué pasa si no somos comprensivos? Pues, todo terminará muy mal.

Será una experiencia que generará mucha ansiedad pero, si el amor es verdadero, saldrán victoriosos, mas resilientes y con una relación de pareja más real y fortalecida

Psic. Yessica Ferreira. ([email protected])

Entorno Psicológico

Una nueva alianza en beneficio de los venezolanos

Una nueva alianza en beneficio de los venezolanos

Ayuda Psicológica para la Diáspora

El pasado 28 de abril de 2020, se suscribió una alianza en pro de los venezolanos en el mundo, con la vinculación del portal www.entornopsicologico.com, plataforma de consultas psicológicas online, cuya misión es ofrecer servicios de atención psicológica especializada online, abordando los diversos procesos de carácter psicológico en niños, adolescentes, adultos, familias y parejas, garantizando profesionales calificados y con experiencia, los cuales ofrecen sus servicios con altos estándares de ética, excelencia, responsabilidad y compromiso, alcanzando de esta manera permanencia y expansión a nivel internacional; y el portal www.bienvenidosvenezolanos.com, plataforma digital de referencia informativa, política, de negocios, cultural, científica, deportiva, educativa y de servicios para los venezolanos en el mundo.

La alianza estuvo a cargo del Lcdo. Pedro Cabrera, Director de Ejecutivo de Bienvenidos Venezolanos y la M.Sc. Paola Evies Fundadora y Directora de Entorno Psicológico.

La Psicóloga Evies manifestó la importancia de brindar un servicio especial y solidario a los venezolanos en el mundo, para apoyarlos en aspectos de la familia, parejas, niños y adolescentes e individuo en general. Todos los que sean referidos por Bienvenidos Venezolanos recibirán un Cupón del 10% de Descuento sobre el plan especial. También los Venezolanos en el Exterior pueden apoyar a sus familiares en Venezuela, activándoles sus consultas online o llamada telefónica nacional.

Nuestra alianza también permitirá tener acceso a lecturas e información de valor generada por nuestros psicólogos y dirigidos especialmente a nuestra comunidad.

Al respecto, el Lcdo. Cabrera expresó que Bienvenidos Venezolanos sigue ampliando sus servicios en pro del bienestar emocional a los venezolanos que emigran a cualquier parte del mundo en el afán de ayudar a los compatriotas en la diáspora.

La migración como factor de riesgo en salud mental. Primera Parte.

La migración como factor de riesgo en salud mental. Primera Parte.

La migración, como la mayoría de los acontecimientos de la vida (life events), posee, junto a una serie de ventajas, de beneficios (como el acceso a nuevas oportunidades vitales y horizontes), un conjunto de
dificultades de tensiones, de situaciones de esfuerzo. La migración tendría una parte problemática, un lado oscuro, al que se denomina estrés o duelo migratorio. Desde esta perspectiva, es importante reseñar que no es adecuado plantear la ecuación migración = duelo migratorio, ya que supondría negar la existencia de toda una serie de aspectos positivos en la migración, la existencia de beneficios. La migración es muchas veces más una solución que un problema.

Pero es una solución que encierra, a su vez, su parte de problema. Sin embargo, tal como señalaremos, el duelo migratorio es un duelo complejo y, en bastantes momentos, difícil, sobre todo si las circunstancias personales o sociales del inmigrante son problemáticas hasta el punto que pueden llegar a desestructurar al sujeto.

Hacemos referencia al duelo migratorio, pero se ha de señalar que los seres humanos poseemos capacidades para emigrar y elaborar ese duelo. Descendemos de seres que han emigrado con éxito muchas veces a lo largo del proceso evolutivo y, desde esta perspectiva, se considera que la migración no es, en sí misma, una causa de trastorno mental, sino un factor de riesgo tan sólo si se dan las siguientes situaciones:
• Si existe vulnerabilidad: el inmigrante no está sano o padece discapacidades.
• Si el nivel de estresores es muy alto: el medio de acogida es hostil.
• Si se dan ambas condiciones.

Es decir, la migración constituye un factor de riesgo si el inmigrante es lábil, el medio es muy hostil o, si se dan las dos cosas a la vez; entonces las cosas se pondrán muy difíciles para el inmigrante.

El estrés y el duelo migratorio poseen características específicas que lo diferencian de otros duelos, fundamentalmente la muerte de un ser querido, y que vamos a analizar a continuación teniendo como referente la perspectiva de sus repercusiones en la exclusión social.
• Es un duelo parcial.
• Es un duelo recurrente.
• Es un duelo vinculado a aspectos infantiles muy arraigados.
• Es un duelo múltiple (los siete duelos de la migración).
• Da lugar a cambios en la identidad.
• Da lugar a una regresión.
• Tiene lugar en una serie de fases.
• Supone la puesta en marcha de mecanismos de defensa y de errores cognitivos en el procesamiento de la información.
• Se acompaña de sentimientos de ambivalencia.
• El duelo migratorio lo viven también los autóctonos y los que se
quedan en el país de origen.
• El regreso del inmigrante es una nueva migración.
• El duelo migratorio es transgeneracional.
Fuente: Joseba Achotegui. Universidad de Barcelona. Hospital de Sant Pere Claver, Barcelona 2002

En una próxima entrega hablaremos del abordaje terapéutico de este tipo de duelo y como apoyar psicológicamente al emigrante

¿Falta de concentración en el trabajo? Resuélvelo con estos consejos

¿Falta de concentración en el trabajo? Resuélvelo con estos consejos

Cuando comenzamos una nueva vida en este maravilloso país nos cuesta acostumbramos a la monotonía, las jornadas laborales en los Estados Unidos son largas y no es un secreto para nadie que aquí el tiempo vale y con todo el sentido de la palabra, pues tu sueldo siempre va a depender de cuantas horas trabajes a la semana así que, si faltas,  tu cheque vendrá un poco escuálido.
Tanta rutina y días seguidos de trabajo pueden generar en nosotros cansancio y una mente bien distraída que no te permite concentrarte por más que tengas los mil y un deberes por hacer en tu trabajo.
Según expertos, es normal que que sientas que no estas funcionando a tu 100% para rendir en tu trabajo como lo deseas. Pero no te adelantes a ponerlo como escusa pues no significa que cuando estés disperso, dejes pasar el día sin algún provecho o peor aún, te lleves pendientes a casa por no terminarlos cuando necesitabas.

Ya sea a causa de la tecnología o porque simplemente tienes la cabeza en otro lugar te dejamos estas tres claves para que puedas aprovechar de tu tiempo en esos días que crees no sobrevivirás.

1. De lo más pequeño a lo más grande

Inicia con tareas pequeñas, no solo porque te sientas sin ánimos de trabajar en el proyecto de algún cliente muy especial o en tu obra maestra, no significa que no puedas ser productivo, aunque sea en menor medida. Completar tareas menores pueden ayudar a motivarte para después realizar pendientes más demandantes.
Así que si sientes que tu mente está dispersa y te cuesta concéntrate en alguna actividad importante, trata primero de realizar algunos pendientes menos abrumadores, que al menos te permitan avanzar durante el día.
Con la mente ya más despejada, estarás preparado para ocuparte de proyectos más relevantes, estar realmente concentrado y libre de distracciones.
Incluso si no lograste terminar con todos tus pendientes, al final sentirás satisfacción por los pequeños puntos que hayas completado de tu lista, y no sentirás que tu día fue un completo desperdicio.

2. Identifica lo importante

Aprende a identificar las cosas que solo te quitan tiempo. Tal vez te ha ocurrido que al momento de acostarte y cerrar los ojos, «brincan» a tu mente algunos pensamientos, la mayoría de las veces se trata de asuntos pendientes que luego olvidas o no has completado, pero que cuando estás ocupado con otras cosas más apremiantes, estas ideas regresan a interrumpir y distraerte del curso de tus actividades.
De acuerdo a el portal web dineroenimagen.com, esto se debe a una condición psicológica, llamada el efecto Zeigarnik, que es la tendencia a experimentar pensamientos intrusivos sobre un objetivo que alguna vez se trató de realizar, pero se dejó incompleto.
Pues son justo ese otro tipo de tareas que valen la pena completar cuando estás disperso, así una vez que sientas tu mente se calma y aclara, esos pensamientos ya no te incomodarán tanto y podrás dedicarte a lo que realmente necesitas hacer.
Un ejemplo práctico es limpiar la bandeja de entrada de tu correo electrónico. Expertos en el tema aconsejan que para dejar de procrastinar, lo importante es comenzar con algo sencillo, que no requiera tomar decisiones complejas, pero que poco a poco ayude a despertar tu mente y ya cuando estés listo para trabajar, tu correo electrónico estará limpio y listo para saturarse de nuevo.
Claro que si encuentras algún mensaje que necesite de más atención, sería buena idea que lo agregues a tu lista de pendientes y lo atiendas una vez que tengas más claridad.

3. Sácale provecho a tu creatividad

De acuerdo a un estudio realizado en 2011, por Mareike Wieth, antigua miembro de el departamento de Psicología de Albion College y and Rose Zacks, de la Universidad de Michigan, muestra que cuando las personas son susceptibles a distraerse, están agotadas, pueden resolver con facilidad problemas que requieren mayor entendimiento, que necesitan ser vistos desde diversas perspectivas.
Así que al no poderte concentrar, aprovecha ese momento para simplemente ver alternativas, buscar información relacionada a algún tema que necesites resolver, sin que necesariamente estés forzándote a llegar a alguna conclusión. Esto ayudará a abrir tu mente a otras posibilidades, e incluso a innovar.
Cuando estés disperso, trata de recordar algún problema en el que estés trabajando, y permítete pensar en ese proyecto de una forma relajada, desde otros ángulos. Es probable que te ayude a ver alguna solución creativa, que tal vez no encontrarías en otras condiciones.

Cuando debes concentrarte porque sí

Si realmente debes presentar un resultado y los nervios te atacan y tu mente esta más dispersa que nunca y aquí si no puedes resolver solo las cosas menos estresante sino que tienes que meterle el pecho a la cosa. En este caso te damos ciertos Tips que no fallan:
  • Sal a despejarte: Estudios demuestran que la Vitamina D, que produce el cuerpo cuando se expone al sol, puede ayudar a tu concentración; además distraerte un poco puede ayudarte a regresar a tu oficina con una mejor actitud para terminar tu trabajo.
  • Muévete: Caminar unos minutos, aunque sea al baño, a tomar agua al otro lado de la oficina, o bajar y subir unos cuantos escalones, te ayudarán a incrementar tu flujo sanguíneo, oxigenarte y mandar nutrientes a tu cerebro que te activarán, aunque sea por unos preciados minutos.
  • Medita: Permitirte cinco a diez minutos concentrado en tu respiración o alguna técnica más avanzada de meditación, te ayudará a reaccionar mejor y sentirte más despierto.