Los humedales pasaron de ser un estorbo para el progreso a «Sitios Ramsar»

Los humedales pasaron de ser un estorbo para el progreso a «Sitios Ramsar»

Parques nacionales marino costero. Humedales. Los servicios ambientales que prestan . Sitios RAMSAR, su importancia como regulador del desequilibrio generado por el cambio climático.

Escríbenos tus comentarios o cualquier tema que quieras que toquemos en este programa.

evolucionambiental​​​​​​​​ por #BienvenidosVenezolanosTV​​​​​​​​ #medioambiente​​​​​​​

Suscríbete a nuestro canal Bienvenidos Venezolanos TV.

www.bienvenidosvenezolanos.com

Servicios ambientales generales de los parques nacionales en Venezuela. E#13 Evolución Ambiental

Servicios ambientales generales de los parques nacionales en Venezuela. E#13 Evolución Ambiental

Servicios ambientales generales de los parques nacionales en Venezuela. Agua potable, cambio climático, turismo E#13

Escríbenos tus comentarios o cualquier tema que quieras que toquemos en este programa.

#evolucionambiental​​​​​​​​ por #BienvenidosVenezolanosTV​​​​​​​​ #medioambiente​​​​​​​

Suscríbete a nuestro canal Bienvenidos Venezolanos TV.

www.bienvenidosvenezolanos.com

Evolución Ambiental con Adalberto Gabaldón #1 / La Realidad Ambiental Venezolana

Evolución Ambiental con Adalberto Gabaldón #1 / La Realidad Ambiental Venezolana

En el primer programa conversamos sobre la situación ambiental en Venezuela en el año 36, grandes decisiones de Estado que cambiaron la historia de Venezuela y los Soportes conceptuales de la gestión ambiental.

Escríbenos tus comentarios o cuálquier tema que quieras que toquemos en este programa.

#EvolucionAmbiental​ por #BienvenidosVenezolanosTV​

Suscríbete a nuestro canal Bienvenidos Venezolanos TV.

www.bienvenidosvenezolanos.com

DOS CATASTROFES EN CAMINO / Segunda Parte

DOS CATASTROFES EN CAMINO / Segunda Parte

Por ING. ADALBERTO GABALDON* / CARACAS 12 DE OCTUBRE DE 2020

La reserva forestal de IMATACA nunca ha estado en la atención de los venezolanos. IMATACA es algo remoto cuya mención se hacía en los textos escolares de bachillerato.  En una encuesta relámpago que hice entre 20 personas de mi entorno, ninguna sabia con precisión de que se trataba. Quizás la mayor vulnerabilidad que tiene es precisamente el desconocimiento nacional sobre la misma.

Hoy el país está descubriendo lo que IMATACA, ha representado y sobre todo observa consternado la brutal transformación que se lleva a cabo con la puesta en marcha del más brutal de los instrumentos administrativos de la historia de Venezuela. El arco minero o antro de la muerte.

Desde su creación en 1961, la reserva forestal, incluida dentro de la sierra de IMATACA ha estado bajo asedio de los buscadores de oro. Los terribles mineros garimpeiros azotes de la naturaleza han estado presentes en una lucha contra la ley y el orden. El estado privilegio la economía de los recursos naturales a la economía del oro. El oro era un problema y una amenaza, nunca una oportunidad.

Pero el oro tiene sus amiguitos. No solo los garimpeiros clásicos sino los de flux, corbata y elegantes maletines de cuero con enjundiosos análisis sobre la riqueza infinita escondida en el Macizo Guayanés y cuya extracción traería toda la felicidad a los venezolanos. Durante la democracia, hubo una línea de política bien clara. La frontera minera no se expande. Bienvenidos las iniciativas siempre que su ubicación fuese en los espacios tradicionales. La debilidad institucional presente hacia el final de la democracia, consiguió demoler la reserva forestal para transformarla en un monstruoso campo minero. El decreto 1850 del año 97 generó una reacción cívica que culmino en la sentencia de la corte suprema de justicia anulando la descocada intención del decreto. Se salvaba IMATACA.

No por mucho tiempo. El candidato preferido por la borrachera colectiva de una nación, juro con lágrimas en los ojos en un acto en el parque central, defender los bosques y las aguas contra la locura minera. No tardo en olvidarse de lo prometido cuando en el 2004 acabo con la reserva mediante decreto hoy ampliado en el colosal, destructivo y arrasador instrumento de gestión denominado arco minero.

La catástrofe de tal decisión se empieza a manifestar. El paludismo ha regresado triunfante. La tierra arrasada de la reserva forestal se ha convertido en el gigantesco hábitat de los mosquitos transmisores, que cómodamente han empezado su desplazamiento hacia el resto del país. Los tranquilos centros poblados que desde ciudad Guayana hasta la frontera con Brasil constituyen el alma del gentilicio guayanés sufren la brutal ocupación extranjera. El orden institucional y legal ha sido desplazado por la brutalidad de leyes mineras con penas y castigos brutales que han sembrado el terror en la región. La desintegración territorial de Venezuela moviéndose a tambor batiente.

Los venezolanos no sabíamos donde quedaba IMATACA. Lo estamos aprendiendo del peor modo posible y los infectados de paludismo lo han hecho con dolor.

Roguemos al altísimo que los venezolanos podamos detener la barbarie en Guayana y devolverle al centro del país la tranquilidad perdida.

*EX MINISTRO DEL AMBIENTE Y DE LOS RECURSOS NATIRALES RENOVABLES

DOS CATASTROFES EN CAMINO / Primera Parte

DOS CATASTROFES EN CAMINO / Primera Parte

Por ING. ADALBERTO GABALDON* / CARACAS 12 DE OCTUBRE DE 2020

Roguemos a dios que jamás ocurran. La furia y la impotencia nos afecta porque jamás debió llegarse a la situación actual. El lago de valencia que por casi medio siglo fue reduciéndose, empezó a revertir esa tendencia a mediados de los años 70 al recibir la región agua potable proveniente del rio Pao. Inmediatamente empezaron a estudiarse todas las consecuencias que tan feliz decisión tendría.

Metodológicamente se separaron los temas: la importación de más agua, el tratamiento de las aguas servidas, el tratamiento de los residuos industriales y finalmente la estabilización del nivel del lago. El estado venezolano acordó con el banco interamericano de desarrollo un plan de financiamiento que se puso en ejecución a fines de los años 80. El Dr. Enrique Iglesias se refirió al proyecto lago de valencia como el más importante en su categoría en América Latina, modelo para otras regiones con situaciones similares. Razón para estar satisfechos el nutrido conjunto de profesionales venezolanos que lo hicieron realidad. En doce años se resolvió la incorporación del agua potable, los industriales respondieron y se materializo el tratamiento de residuos industriales y el Estado construyo los sistemas de tratamiento de las aguas residuales domésticas. Todo quedo listo para resolver el tercer componente, la estabilización del nivel del lago. Las alternativas eran muy numerosas, había que estudiarlas todas, discutirlas y tomar una decisión. El tiempo afortunadamente estaba a favor porque el ascenso del lago daba margen para implementar la solución física. Se puso en marcha al final de la democracia y ocurrió lo impensable.

El apocalipsis que se adueñó del país paralizo todo. Pero el lago imperturbable continuo su ascenso y en poco tiempo supero el nivel de estabilización y empezaron los daños. En lugar de continuar lo establecido, empezaron las flechas, las acciones sin ton ni son. En paralelo lo que funcionaba bien se desmorono. El agua potable y los sistemas de tratamiento prácticamente desmantelados. En la región empezó un sufrimiento que no termina y que hoy se ha convertido en la amenaza de un desastre potencial pues el lago se encuentra contenido por unos diques que son la pesadilla de todos.

No fue por falta de dinero que se llegó a tal situación. Mientras se abandonaba todo el sistema de agua, los ciudadanos vieron con asombro como se construía una línea ferroviaria para ir de ninguna parte a ninguna parte y además que no se iba a detener en ninguna parte. El tren desde Chaguaramas hasta Puerto Cabello pasará a la historia como el disparate más monumental de la historia de Venezuela. Con el dinero malgastado en semejante adefesio se pudo haber resuelto todo el problema que llena de angustia a millones de compatriotas. Roguemos porque esos diques estén sólidos y no tengamos que asistir a una repetición de los diques holandeses del año 53. 20 años totalmente perdidos con el agravante de que la solución ahora requiere obras de ingeniería de lenta ejecución.

*EX MINISTRO DEL AMBIENTE Y DE LOS RECURSOS NATIRALES RENOVABLES