CRONICAS DESDE MIAMI / Artículo publicado en el diario “elNuevo Herald” de Miami (Viernes 14 agosto 2020).

Alexis Ortiz

El liderazgo del colombiano Alvaro Uribe no es gratuito ni ocasional. Se cimenta en gestiones provechosas como Alcalde de Medellín, Gobernador de Antioquia, Senador y Presidente de Colombia.

          Cuando asumió la presidencia en el 2002, encontró un estado casi  fallido por el desafío del narcotráfico y de una narcoguerrilla altanera y criminal. En Colombia se producían 3000 secuestros y unos 30 mil muertos al año por la violencia. Las calles y carreteras estaban sofocadas por la delincuencia común y política.

          Cuando entregó el mando, su gobierno les había devuelto la paz y la esperanza a los colombianos. Derrotó política y militarmente a la narcoguerrilla (y a los paramilitares). Recuperó la economía, aumentó el empleo, controló la inflación y creó un ambiente propicio para las inversiones nacionales y foráneas. Una opinión autorizada como la de Fernando Londoño Hoyos, afirma que Uribe ha sido el mejor presidente de Colombia en 200 años.

          Quizás promover una reforma constitucional para lograr la reelección, fue su equivocación más notable. La no reelección garantizó la gobernabilidad en Colombia a pesar de la acción perversa de la narcoguerrilla y los carteles de la droga. En verdad el reeleccionismo ha sido una calamidad latinoamericana.

          La izquierda irredenta y contumaz no le perdona a Uribe que la haya derrotado tantas veces. Por eso al rendirse militarmente y reconocer el fracaso de su política, según algunos analistas colombianos, se dedicó a infiltrar el Poder Judicial y el Ministerio Público para ponerlos al servicio de su estrategia de asalto al poder.

          Eso explica que la Corte Suprema de Justicia, valiéndose del testimonio forzado de dos bandidos, haya dictado una absurda y arbitraria medida de arresto domiciliario contra Uribe.

          El atropello contra Uribe es contra la democracia colombiana. Perpetrado por los que quieren convertir a Colombia en pesadillas como las de Cuba y Venezuela.

           jalexisortiz@gmail.com  @alexisortizb   www.alexisortiz.com