Por
Alexis Ortíz
jalexisortiz@gmail.com
@alexisortizb

La transición hacia la Democracia, que debe estar encabezada por Juan Guaido, como aconsejan la Ley y la sensatez, será un proceso complejo y acosado de amenazas.

Por eso el gobierno de transición debe ser coherente e impregnado de solidaridad interna. De tal manera que es impensable un gobierno de coalición con el castrochavismo.

Ellos en todo caso, pueden participar en unas elecciones libres y limpias, como nunca las permitieron Chavez, Maduro y el jefe de ambos Fidel Castro.

Visita también www.alexisortiz.com