Alexis Ortiz

Artículo publicado en “elNuevo Herald” de Miami…

    En estos tiempos los golpes militares son obsoletos y periclitados, para recordar el lenguaje del estadista venezolano Rómulo Betancourt. Proponerlos o propiciarlos luce desfasado e inconducente.
      Pero cuando una nación vive la tragedia producida por un gobierno de impulsos totalitarios, controlado por un gobierno comunista extranjero (Cuba), aliado del terrorismo musulmán y el narcotráfico, penetrado por las mafias internacionales de la minería ilegal y depredadora, socio de dictaduras ominosas como las de Rusia, China, Irán y Turquía, como le ocurre a Venezuela, la lucha se hace cuesta arriba y prolongada.
      No cabe duda que el gobierno legítimo de Venezuela es el que preside Juan Guaido. Tiene de su parte el mandato constitucional, el soporte de la inmensa mayoría de la población y el respaldo de las principales democracias del planeta.
      Pero el gobierno usurpador de la bandidocracia castrochavista, aunque incompetente e inviable, cuenta con el poder de fuego (armas para reprimir ciudadanos), capacidad de corrupción y compra de conciencias y la absoluta disposición a permanecer en el poder a cualquier precio, lo que incluye la definitiva destrucción del país y hasta el genocidio.
      Por eso la movilización popular es vital para salir de la tragedia perpetrada por Chávez-Maduro, pero no es suficiente. Ella podría obligar al gobierno usurpador a realizar unas elecciones, pero con seguridad no a aceptar la derrota. Por eso la acción militar y policial de respaldo a la Constitución y al  pueblo en la calle, es condición indispensable para salir de la dictadura, tal como enseña la muy reciente experiencia boliviana.
      ¿Y dónde están los militares democráticos?:

Presos, perseguidos, torturados, fugitivos, asesinados, acosados por los hampones políticos que gobiernan, humillados por la guerrilla colombiana y los comunistas cubanos, oprimidos por sus narcogenerales millonarios, atemorizados…
Pero si no despiertan el país se acaba.
¡No lo olviden!

[email protected] @alexisortizb www.alexisortiz.com