Alexis Ortiz

Comentario editorial para BIENVENIDOSVENEZOLANOS.COM

Martes 10 de agosto 2021

          Los déspotas del neocomunismo, tipo Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa y similares, siempre trataron de ocultar la textura tiránica de sus  regímenes.

          Pero con la complicidad de su siniestra esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, a Daniel Ortega Ortega ya no le importa revelarse como un dictador en la misma onda de Anastasio Somoza, Fidel Castro o el doctor Francia del Paraguay ignoto.

          La pareja Ortega-Murillo para el actual proceso electoral de Nicaragua ha inhabilitado a “Ciudadanos por la Libertad” y otros partidos opositores, además de arrestar a siete candidatos presidenciales democráticos y a unos 24 líderes obreros, de ong´s, defensores de derechos humanos, empresariales, estudiantiles, campesinos, indígenas…

          Ya la OEA y Estados Unidos han denunciado la farsa electoral nicaraguense. Se espera todavía una contundente declaración de solidaridad con los demócratas de Nicaragua, por parte de la Unión Europea y otros gobiernos genuinamente democráticos de nuestro continente.

          Conviene no olvidar que detrás de la histeria represiva Ortega-Murillo, se encuentran las dictaduras de Cuba, Bolivia, China, Irán, Rusia, Turquía y Venezuela.