Por: Evencio J. González Patiño / 23/08/2020

Si bien el sentido del liderazgo no es alcanzar el imposible de complacer a todos en cada una de sus decisiones, si conlleva la obligatoriedad de conocer el sentir general de sus dirigidos sobre las posiciones a asumir. Esa permeabilidad a escuchar, esa tendencia a la inclusión que enriquece la personalidad del líder, perfecciona su representatividad para alcanzar el mayor consenso posible en sus orientaciones.

La necesidad de consultar tampoco puede convertirse en obstáculo para la toma de decisiones ni en barrera para dar las rápidas respuestas que las circunstancias exijan. En ese equilibrio entre la voluntad consultiva y la agilidad para orientar oportunamente, es donde radica la habilidad de buen liderazgo. Indudablemente que esta destreza del buen baquiano depende de su grado de ascendencia sobre el universo que representa y del grado de cohesión existente en ese mundo. La amalgama de un interés común, suele facilitar esas labores de conducción. Dentro de este contexto, debemos analizar la difícil tarea que le ha tocado a nuestro Presidente legítimo Juan Guaidó. Le ha tocado ejercer como líder, de ese gigantesco y vario pinto bloque, todo un vendaval de expresiones disimiles que representan al noventa por ciento de los venezolanos combatientes de este narco-régimen.

Visto el sufrimiento agravado día a día de nuestro pueblo, la destrucción total de Venezuela y tomando en cuenta la desesperación del venezolano por sacarse de encima al narco-régimen, habrá que concluir, afirmando que no debe ser difícil lograr una respuesta positiva de todos los sectores del cambio al llamado del Presidente Guaidó. Es indispensable convenir en una estrategia unificada para enfrentar el fraude y dar fin a este régimen causante de todos los males.

Los venezolanos esperamos con impaciencia ese anuncio dentro de los próximos días. Estamos seguros que dicho plan le dará contundente respuesta a las pretensiones del usurpador de legitimarse con un vulgar fraude rechazado ampliamente por el 84% de los venezolanos. Hemos venido apoyando como respuesta a la vulgar maniobra electorera del régimen, la realización de unas verdaderas elecciones pulcras, convocadas por la AN legítima, realizadas íntegramente por la sociedad civil y totalmente aislado del contagioso virus del CNE, con la participación de todos los venezolanos en el mundo y con la aprobación y supervisión de la comunidad internacional. Esta actividad sería la estocada final que expondría al régimen completamente desnudo ante el mundo. Con el tinglado de su fraude en el suelo. Con la empalizada de sus apoyos completamente arrasada por la crecida de un pueblo. Un grito en una sola voz expresando a toda la humanidad sus profundas convicciones democráticas y la imperiosa necesidad de ayuda para barrer del poder a esta pandilla de delincuentes. Una acción como ésta, desarrollada en todos los rincones del globo, se convertiría en la mayor rebelión de pueblo alguno en la historia.

Evegopa 23/08/2020