Para los inmigrantes irregulares hoy puede ser riesgoso moverse libremente por las calles de Miami. Varios de ellos se dieron de bruces con esta realidad el domingo — pero ya era demasiado tarde.
Un operativo rutinario de seguridad en el Puerto de Miami realizado por agentes del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en conjunto con uniformados de la Policía del condado Miami-Dade, se saldó con varios arrestos de individuos que estaban fuera de estatus migratorio, eran indocumentados o tenían órdenes de arresto.
Los detenidos –entre ellos varios ciudadanos venezolanos– no eran pasajeros de crucero, sino personas que ingresaron el domingo a la instalación portuaria desde el downtown y fueron cuestionados en los puestos de inspección, informó a el Nuevo Herald Michael Silva, portavoz de CBP en el sur de Florida.
“El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza realizaba sus operaciones rutinarias con otras agencias del orden público y, en el proceso, interceptó a varios individuos que estaban fuera de estatus migratorio o eran indocumentados”, confirmó Silva, al desmentir tuits divulgados por usuarios particulares en horas de la tarde que hacían referencia a una arremetida contra choferes de Uber y Lyft, populares servicios de transporte tanto en el puerto como en el Aeropuerto Internacional de Miami.

El funcionario subrayó asimismo que la operación no tenía como blanco específico a los inmigrantes venezolanos, como se especuló en las redes sociales, pero entre los arrestados, oriundos de varias naciones, sí había presencia de venezolanos, señaló.
“El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza realizaba sus operaciones rutinarias con otras agencias del orden público y, en el proceso, interceptó a varios individuos que estaban fuera de estatus migratorio o eran indocumentados”, confirmó Silva, al desmentir tuits divulgados por usuarios particulares en horas de la tarde que hacían referencia a una arremetida contra choferes de Uber y Lyft, populares servicios de transporte tanto en el puerto como en el Aeropuerto Internacional de Miami.
Los arrestos se producen a escasos días de que el alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, recibiera una misiva de la administración del presidente Donald Trump ratificando que esta comunidad está en buena estima de Washington por cumplir los requisitos de una ciudad que no es considerada “santuario” de inmigrantes irregulares.