Washington.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfrentó este martes el discurso del estado de la Unión hablando de las mejoras económicas del país bajo su gobierno. Al comienzo de su alocución, Trump indicó que los salarios han aumentado y el nivel de desempleo ha bajado considerablemente, resaltando el auge de la economía de EEUU.

Trump, que es primer presidente que busca su reelección tras ser sometido a un juicio político, recibió un cálido recibimiento partidista en la Cámara de Representantes, donde algunos republicanos corearon “Cuatro años más”, mientras los demócratas guardaban silencio.

Trump llega a la cita -una fecha clave en el calendario político en Estados Unidos- en medio del juicio político, tras una serie de escándalos que han marcado su mandato. Pero el 45º presidente de Estados Unidos entra al Capitolio fortalecido por una encuesta que mostró que su nivel de aprobación está en un máximo histórico de 49%, en un momento en que sus rivales demócratas siguen sin saber quién ganó la primaria de Iowa el lunes.

Juan Guaidó y Venezuela presentes

“Estamos respaldando las esperanzas de los cubanos, nicaragüenses y venezolanos para restaurar la democracia, y los EEUU está dirigiendo una coalición de 59 naciones contra el dictador socialista de Venezuela, Nicolás Maduro”, afirmó poco después en torno a las dictaduras en América Latina. Y agregó que “Maduro es un gobernador ilegítimo, un tirano que brutaliza a su pueblo, pero la tiranía de Maduro será destruida y quebrantada”.

Captura de pantalla de la transmisión por YouTube de la Casa Blanca durante el discurso de Trump, en el momento en que saluda al presidente encargado Juan Guaidó.

Captura de pantalla de la transmisión por YouTube de la Casa Blanca durante el discurso de Trump, en el momento en que saluda al presidente encargado Juan Guaidó.Captura de pantalla/White House

Luego saludó al presidente encargado Juan Guaidó, presente en el discurso: “Aquí esta noche hay un hombre muy valiente que lleva consigo la esperanza, los sueños y aspiraciones de todos los venezolanos. Con nosotros acá en esta sala tenemos al presidente verídico y legítimo de Venezuela, Juan Guaidó. Señor presidente, por favor, llévele este mensaje de vuelta a su pueblo”.

Presencia de Iván Simonovis, exjefe policial venezolano

La Casa Blanca informó este martes que el exjefe policial venezolano Iván Simonovis, que huyó de su país tras pasar 15 años preso, participa este martes en la tribuna.

Estados Unidos encabeza la lista de países que no reconocen al régimen del socialista Nicolás Maduro y que consideran como presidente interino al líder parlamentario Juan Guaidó, que salió de Venezuela para reunirse hace dos semanas con el jefe de la diplomacia de Washington, Mike Pompeo, en Bogotá.

Por su parte, el senador Marco Rubio emitió un comunicado sobre el compromiso de Trump en apoyar el retorno del orden democrático en Venezuela, tras darle la bienvenida a Guaidó y al expreso político Simonovis como sus invitados al discurso.

“Durante el discurso del Estado de la Unión, el presidente Trump reiteró una vez más el apoyo inquebrantable de los Estados Unidos al pueblo de Venezuela, al presidente interino Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional electa democráticamente”, afirmó Rubio, y agregó: “Desde el día en que el Sr. Guaidó asumió el rol de presidente interino, EEUU ha sido una fuerte voz de apoyo y solidaridad a la administración interina, incluyendo a la única institución democrática de Venezuela, la Asamblea Nacional”.

Asimismo, añadió que “al invitar al presidente interino Juan Guaidó y al Coordinador De Seguridad el Sr. Iván Simonovis, uno de los expresos políticos de la narco-dictadura de Maduro, la administración del presidente Trump ha enviado un mensaje claro que los Estados Unidos continuará apoyando al pueblo venezolano mientras trabajan por una Venezuela libre y democrática”.

Economía

Trump afirmó que Estados Unidos “está más fuerte que nunca” mientras pronunciaba su discurso del Estado de la Unión en la víspera de su probable absolución del juicio político y después de un caótico caucus del Partido Demócrata en la contienda para reemplazarlo.

“Los enemigos de Estados Unidos están huyendo, los haberes de Estados Unidos van al alza y el futuro de Estados Unidos resplandece”, declaró. “En apenas tres cortos años, hemos destruido la mentalidad de un declive estadounidense y hemos rechazado una merma al destino de Estados Unidos. Estamos avanzando a un ritmo que era inimaginable hace poco tiempo, ¡y no vamos a regresar nunca!”.

Estableciendo un criterio para el éxito y luego afirmando que lo superó, Trump ha pasado de un discurso inaugural en el que criticó la “masacre estadounidense” a exaltar el “gran regreso estadounidense”, adjudicándose el crédito por el éxito económico del país como razón principal para un segundo mandato.

Los miembros republicanos del Congreso aplaudieron casi cada oración del discurso de Trump, a menudo poniéndose de pie para elogiarlo.

La única incertidumbre era si iba a mencionar los cargos de juicio político en su contra.

Durante la primera parte de su discurso, Trump destacó la fortaleza de la economía, incluida la baja tasa de desempleo y cuestiones sobre cómo ha ayudado a los trabajadores de clase obrera y media, pese a que el periodo de crecimiento comenzó bajo su predecesor, Barack Obama.

Afganistán

Trump reiteró ante el Congreso su promesa de retirar las tropas de Afganistán.

“Estamos trabajando para finalmente poner fin a la más larga guerra de Estados Unidos y poder traer a nuestras tropas a casa”, dijo.

Roces incómodos

A su llegada al Congreso, el presidente Trump no devolvió el saludo a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y esta, al final de la alocución del presidente, rompió las copias del discurso que tenía en su mesa.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, reaccionó rompiendo su copia del discurso de Trump al final del evento.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, reaccionó rompiendo su copia del discurso de Trump al final del evento.MANDEL NGAN / AFP

Los demócratas

Los problemas técnicos a la hora del conteo de los votos en las primarias demócratas le dieron otra oportunidad al presidente de regocijarse.

“Nada funciona, como cuando gobiernan el país”, dijo en Twitter el mandatario, en un momento de división y crispación que no se había visto en décadas en Estados Unidos.

Trump entra en un hemiciclo donde en diciembre pasado la Cámara de Representantes lo acusó de abuso de poder y obstrucción al Congreso, iniciando el juicio político en su contra que se desarrolla en el Senado, donde la mayoría republicana probablemente lo absuelva el miércoles.

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, una de las figuras emergentes del Partido Demócrata, dijo que no iría al discurso de Trump.

“Después de muchas cavilaciones, decidí no usar mi presencia en la ceremonia del Estado para normalizar la conducta ilegal de Trump”, dijo, explicando que no quiere “legitimar” el comportamiento del mandatario.

Otros invitados del gobierno fueron la madre de un bebé nacido con sólo 21 semanas de gestación, un integrante de la patrulla fronteriza de Texas y un veterano de la guerra de Afganistán.

El discurso del Estado de la Unión ha sido en el pasado una oportunidad para que los presidentes hablen al país y sanen el clima de desconfianza y división.

Una réplica en español

Y mientras Trump ofrecía su discurso, el Senado se prepara a cerrar el juicio político contra el mandatario.

El lunes, acusación y defensa pronunciaron sus alegatos finales y el miércoles está previsto la votación del veredicto, pero los demócratas ya prometieron seguir su estrategia de presión.

“La trama persiste, los esquemas siguen y el peligro no remite”, dijo Adam Schiff, el congresista demócrata que encabeza la acusación contra Trump y quien retó a los republicanos a reconocer la “terrible verdad” de lo que ocurre.

Para la réplica al discurso presidencial, el Partido Demócrata eligió a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, y para la versión en español designó a la congresista latina por Texas, Verónica Escobar, una figura que ha denunciado la dura política migratoria de Trump y que fue un importante puntal de su comunidad tras el ataque que sufrió en 2019 la ciudad de El Paso.

FUENTE: AFP/AP/DLA