Por Jesús Elorza

La muerte del afroamericano George Floyd el 25 de mayo en Minneapolis, después de que el policía Derek Chauvin se arrodillara sobre su cuello durante unos minutos, ha sacudido al mundo entero, sobre todo a la sociedad estadounidense. Los deportistas a nivel mundial se solidarizan con el coro de voces que se manifiestan contra el racismo y la brutalidad policial en Estados Unidos.

Karem Abdul-Jabbar, el pívot que ganó seis anillos de campeón de la NBA, analizó los últimos acontecimientos en Los Angeles Times: “Tal vez la principal preocupación de la comunidad negra en este momento no sea si los manifestantes están parados a dos o cuatro metros de distancia o si algunas almas desesperadas roban algunas camisetas o incluso incendian una comisaría, sino si sus hijos, maridos y mujeres, hermanos y padres serán asesinados por policías solo por salir a caminar o conducir. O si ser negro significa refugiarse en casa por el resto de sus vidas porque el virus del racismo que infecta al país es más mortal que la covid-19”.

Jaylen Brown, jugador de los Celtics de Boston, viajó 15 horas en automóvil de Boston a Atlanta para encabezar una marcha pacífica de protesta. “Ser una celebridad, ser un jugador de la NBA no me excluye de ningún debate. Primero y ante todo soy un hombre negro y soy miembro de esta comunidad”.

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes) se mostró muy crítico con la actitud de sus compañeros en la Fórmula 1, a los que acusó de permanecer «en silencio en medio de la injusticia», en referencia a la falta de mensajes de condena tras la muerte de George Floyd en los Estados Unidos a causa de la brutalidad policial.

«Veo a aquellos que permanecéis en silencio, algunos de vosotros sois las estrellas más grandes, pero permanecéis en silencio en medio de la injusticia. No hay una señal de nadie en mi industria que, por supuesto, es un deporte dominado por los blancos. Soy una de las únicas personas de color que está allí, pero estoy solo», escribió Hamilton la noche del domingo en su perfil de ‘Instagram’.

Michael Jordan, el legendario jugador de los Bulls y ahora propietario de Charlotte Hornets. “Veo el dolor y la frustración de todos y me posiciono con todos los que se han levantado contra el racismo y contra la violencia contra la gente de color que está arraigada en este país. Ya hemos tenido suficiente. No tengo la respuesta, pero nuestras voces unidas nos dan fuerza ante la imposibilidad de ser divididos por los otros. No podemos dar la espalda a tanta brutalidad sin sentido. Nuestras voces unidas tienen que servir para presionar a los políticos para que cambien las leyes”.

Marcus Thuram, el jugador italo-francés del Borussia Moenchengladbach, celebró uno de los goles contra el Unión Berlín con una rodilla sobre el césped y la cabeza gacha. Es la misma pose que Colin Kaepernick, el célebre jugador de la NFL y activista, utilizó en un partido de los San Francisco 49ers a finales de 2016, mientras sonaba el himno de Estados Unidos, para protestar contra el racismo.

El inglés Jadon Sancho, del Borussia Dortmund, mostró una camiseta con el lema “Justicia para George Floyd”.

En España, el Barcelona FC difundió en twitter oficial un comunicado en el que deja claro su rechazo a las conductas racistas.

Algunos entrenadores de la NBA se han pronunciado. Steve Kerr reaccionó cuando Donald Trump llamó matones a los participantes en las manifestantes contra la acción policial. “Esto es por lo que los racistas no deberían ser presidentes”, afirmó el entrenador de Golden State Warriors.-

El base de los Golden State Warriors, Stephen Curry, ha publicado la foto del policía con la rodilla en el cuello de George Floyd acompañada de un texto: «Si esta imagen no te molesta y te enfada, entonces no lo sé…

George Floyd. George tiene una familia. George no merecía morir. George pidió ayuda y fue simplemente ignorado, lo que habla en voz alta y clara de que su vida negra no importaba. George fue asesinado. George no era humano para ese policía que le quitó la vida lenta y decididamente»

Coco Gauff, la tenista estadounidense de 16 años que devora marcas de precocidad y ya ha alcanzado dos veces los octavos de un Grand Slam, publicó un vídeo en las redes en el que aparece con la cabeza bajo una capucha negra, y mirando a la cámara se pregunta:“¿Seré yo la próxima?”. Y mientras se ven imágenes de George Floyd y otras víctimas negras de violencia, inquiere:“Uso mi voz para luchar contra el racismo. ¿Usarás la tuya para reclamar justicia?”.

La estrella de la gimnasia mundial Simone Biles tuiteó una imagen con corazones rotos para subrayar que se necesita “avanzar hacia una América mejor”.

Frances Tiafoe , a raíz de la muerte del afroamericano Floyd, el tenista estadounidense se pronuncia en un vídeo «Basta Ya». Pero no lo hace solo. Le respaldan, manos arriba, Serena, Cori Gauff, Gael Monfils, Jo-Wilfred Tsonga, Naomi Osaka. Un total de 30 voces indignadas y hartas.

La canadiense Ayan Broomfield, su pareja, también profesional, reclama:“Debemos unirnos, sin importar nuestro estatus social, género o antecedentes”. La jugadora posa con una camiseta con la inscripción equality (igualdad).

Y recupera una frase de Martin Luther King: “Nuestras vidas comienzan a terminar el día que guardamos silencio sobre las cosas que importan”. Luego, de forma simbólica, ambos depositan las raquetas sobre el suelo y levantan los brazos pidiendo paz, que se acabe la pesadilla que sufren históricamente los afroamericanos en los Estados Unidos.

Atletas, entrenadores y dirigentes, la lucha por la justicia recorre las calles del mundo y el deporte hace su presencia de manera activa y solidaria. Permanecer callados es darle paso al imperio de la injusticia, a la discriminación y a la represión. Elevemos nuestra voz de protesta.