Por GUIDO AÑEZ MOSCOSO

La inhabilitación de Manfred como candidato a alcalde de Cochabamba, es porque está primero y de lejos en la preferencia ciudadana.

El acoso judicial a Eva Copa y a Iván Arias Duran en La Paz, a Camacho en Santa Cruz, es por la misma razón. Cuando nuestros nuevos políticos entiendan que estamos camino a la consolidación de un régimen totalitario de corte fascista, con un desconocimiento de la diversidad cultural de Bolivia y una negación de nuestra esencia mestiza, puede ser tarde. Necesitamos una oposición que no sea funcional al régimen.

Nuestra lucha debe ser en unidad y por principios, reivindicando el respeto a los DDHH, a la división de poderes, a una justicia independiente, por una libertad plena del ejercicio de la vida política, la libertad de los presos de conciencia y la vuelta de los exiliados políticos. Sólo así podemos decirle al mundo que vivimos en una Bolivia libre.