MIAMI.- La propuesta de llevar a las urnas en la Florida el aumento del sueldo mínimo a 15 dólares la hora fue aprobada por la Corte Suprema del estado, luego de que el grupo promotor reuniera la cantidad de firmas requeridas por la ley.

Si es aprobado por al menos el 60% del electorado en noviembre, cuando se celebran las elecciones presidenciales 2020, el salario mínimo sería aumentado a 10 dólares por hora el 30 de septiembre de 2021, e incrementaría un dólar por año hasta llegar a 15 en 2026.

Actualmente el salario mínimo en la florida es $8.46 por hora, lo que representa alrededor de 1.070 dólares al mes tras la deducción de impuestos federales y la contribución a la jubilación.

La propuesta, que es promovida por el grupo Florida for a Fair Wage, que dirige el abogado John Morgan, el mismo que organizó la cruzada por la marihuana medicinal; logró superar la cifra de 766.200 firmas verificadas de electores.

Según un sondeo de Quinnipiac University, el 76% de los 1.279 floridanos contactados respalda la propuesta, lo que supera claramente el 60% de aprobación que requiere la ley estatal.

Hace 14 años el electorado de la Florida aprobó una enmienda constitucional que corrige el sueldo mínimo acorde al índice de inflación, por los que cada año se percibe un incremento que oscila alrededor del 3%.

“Con orgullo he estado al lado de los floridanos que creen, como yo, que todos merecemos un salario digno para vivir”, comentó hace un par de meses el señor Morgan.

Oposición

Para comenzar, la propuesta “encontrará una fuerte oposición de empresas y probablemente de quienes llevan las directrices de la economía en el estado”, opinó el abogado.

Por ejemplo, Florida Retail Federation, que agrupa a tiendas y locales comerciales, así como Florida Chamber of Commerce, que aglutina a empresarios y empresas, anticiparon que no respaldarían un aumento de esta magnitud porque dañaría la economía del estado y dispararía la inflación.

“La gran mayoría de las empresas que conforman nuestra asociación”, señaló el vocero de Florida Retail Federation, James Miller, “son pequeñas y solo cuentan con una cantidad de pequeña de dinero para pagar salarios y obtener alguna ganancia”

Luego añadió: “Si forzamos a un minorista a pagar más, vamos a forzarlos a hacer una de estas dos cosas: pagar el aumento y pasar el gasto al precio de los productos o simplemente quedarnos con un mínimo de empleados y mandar al resto al desempleo”.

No obstante, el gobernador Ron DeSantis opinó que el aumento del salario mínimo a 15 dólares crearía “un gran problema en los restaurantes”, donde los salarios y las propinas deben ser igualmente ajustados.

“Cuando adoptamos una ley como esa, tenemos que hacer otra” para equilibrar salarios, incluso costes que suelen ser transferidos al precio a pagar por el público.

De hecho, la Corte Suprema no tuvo en cuenta el supuesto impacto económico que podría tener el alza del salario por considerar el tema “fuera de jurisdicción jurídica”.

The justices noted that “our decision today does not preclude a challenge to a financial impact statement in circuit or county court.”

Y concluyó: “Esta decisión no excluye una impugnación judicial de declaración de impacto financiero”.

En otras palabras, la aprobación podría ser cuestionada desde el ángulo financiero.

Para comenzar, la propuesta “encontrará una fuerte oposición de empresas y probablemente de quienes llevan las directrices de la economía en el estado”, opinó el abogado.

Por ejemplo, Florida Retail Federation, que agrupa a tiendas y locales comerciales, así como Florida Chamber of Commerce, que aglutina a empresarios y empresas, anticiparon que no respaldarían un aumento de esta magnitud porque dañaría la economía del estado y dispararía la inflación.

“La gran mayoría de las empresas que conforman nuestra asociación”, señaló el vocero de Florida Retail Federation, James Miller, “son pequeñas y solo cuentan con una cantidad de pequeña de dinero para pagar salarios y obtener alguna ganancia”

Luego añadió: “Si forzamos a un minorista a pagar más, vamos a forzarlos a hacer una de estas dos cosas: pagar el aumento y pasar el gasto al precio de los productos o simplemente quedarnos con un mínimo de empleados y mandar al resto al desempleo”.

Fuente DLA