Alexis Ortiz / CRONICAS DESDE MIAMI /  Artículo publicado en «elNuevo Herald» de Miami (12 marzo 2021)

En estos tiempos sacrílegos, de imperio de la banalidad, las exageraciones y el espectáculo, los hombres moderados y sobrios, los que buscan el aurea mediocritas, el justo punto medio de las cosas que predicaba el poeta latino Horacio, son gente odiosa y malquerida por los sectarios e iracundos.

Por eso Su Santidad Francisco, sufre los arrebatos de los extremistas: la derecha ultramontana y la izquierda periclitada. En el propio vaticano, a los conservadores del consistorio les resulta indigerible. Y en los territorios seculares son los “progres” los que no lo soportan.

Francisco quiere una Iglesia misionera, atenta a la modernidad, compasiva con los preteridos, callejera, tolerante, austera, diversa y portadora de todo lo que irrita a los soberbios y maniqueistas.

El viaje del Papa a Irak fue atacado por los vocingleros de lado y lado y, también, por los medios y redes atrapados en el “morbo” de lo noticioso impactante por la vía negativa.

Pero Francisco fue a Irak a intentar un diálogo con los musulmanes de buena voluntad. Como lo ha hecho con los judíos y hermanos de otras denominaciones cristianas distintas a la católica.

Y fue para darles una palabra de aliento a los cristianos iraquíes atropellados por el fundamentalismo islámico, e inculcarles “la capacidad de perdonar y el valor de resistir”.

Francisco logró los dos propósitos. La conversación con el Gran Ayatolá musulman Ali-al-Sistani, marca un hito para la coexistencia religiosa en el medio oriente.

Las reuniones pequeñas y multitudinarias con los cristianos de la zona, les elevó el ánimo y la esperanza a esos perseguidos pero bienaventurados.

La convivencia de las tres religiones hijas de Abraham: hebrea, cristiana y musulmana, que en libros distintos comparten profetas y mandamientos, acaban recibir un impulso promisorio con esta visita de Francisco a la Mesopotamia.

Amén.

[email protected] @alexisortizb www.alexisortiz.com