La constancia y el esfuerzo le han permitido ser dancer de artistas de la industria musical

Por LIc. Yelindi Pérez

Bailar es sinónimo de hacer poesía con el cuerpo, y traducir en movimientos la música. Es un sentir y una pasión, en donde el bailarín le  pone alas al alma y a sus pies, para sentirse vivo y hacer arte. Así como sucede con Humberto Gómez, un venezolano oriundo de la ciudad de Los Teques en el Estado Miranda, que desde muy temprana edad incursionó en el mundo de la danza y ha representado al país nacional e internacionalmente.

Sus inicios en este oficio comenzaron a los 8 años de edad en la Academia Liter Dance,  con su tía Isabel Gómez, de quien heredó ese frenesí  por el baile y con quien fue descubriendo su pasión por determinados estilos; aunque, su especialidad es el hip hop y el urbano, con los cuales se ha ido labrando un camino dentro de la industria del entretenimiento con los principales exponentes de estos géneros.

En el proceso, ha tenido la dicha de ser bailarín y coreógrafo de artistas como Oscarcito, Guaco, Gustavo Elis, La Melodía Perfecta, Chino y Nacho, entre otros.

Aunque, estos no han sido sus únicos logros, en su proceso de expansión y crecimiento artístico emigró del país para continuar con la proyección de su carrera y explorar nuevos panoramas que le han abierto innumerables puertas.

Actualmente, reside en los Estados Unidos, donde ha continuado con su pasión y ha logrado edificar una carrera llena de éxitos.

Desde que decidió abrirse a otras fronteras ha compartido escenarios con artistas como Luis Fonsi, Sharlene, Ozuna, Wisin y Yandel, u Olga Tañón. Además, ha participado en videoclips de talentos como Becky G, Gente de Zona, Alejandro Sanz, Natti Natasha, y otros músicos de gran renombre dentro de la industria.

Asimismo, ha visto materializado parte de sueños al viajar a más de 20 países, participar en el  Festival Viña del Mar, y pisar salas de conciertos como el Movistar Arena de Chile, Madison Square Garden  de Nueva York o el Staples center, por mencionar algunos.

No obstante, aún tiene entre ceja y ceja otro de esos anhelos que aún no ha cumplido, pero por el cual se encuentra trabajando, y es compartir con Justin Timberlake, a quien considera un talento integral.

¿Qué ha sido lo más difícil para ti en el proceso de convertirte en un bailarín de talla internacional? 

Humberto Gómez: sin duda alguna el alejarme de mi familia, pero era una meta que tenía y lo he logrado poco a poco, y gracias esto los ayudo y los hago feliz a ellos en verme lograr lo que siempre quise.

¿Cómo Estados Unidos te ha abierto las puertas en tu carrera artística?

Humberto Gómez: mucho que agradecerle a este país que me brindo todo su espacio artístico, en poder lograr estar con artistas de talla mundial, aquí hay que trabajar duro pero si tienes la dedicación lo logras.

¿Cómo te has reinventado durante la cuarentena para seguir haciendo lo que te apasiona y compartirlo con los demás?

Humberto Gómez: esto es un golpe duro para el mundo entero, pero me he dedicado a dar muchas clases online, y los artistas están haciendo muchos videos musicales, están viviendo de las plataformas digitales, de una u otra manera los videos musicales han salvado a muchas personas que se mantienen del medio artístico

¿Qué escenario o experiencia se ha convertido en la más importante para ti hasta ahora? 

Humberto Gómez: Viña Del Mar el festival de Chile, siempre fue un sueño estar ahí, y el día que baile ahí con Wisin y Yandel se convirtió en mi concierto favorito hasta el día de hoy.

Actualmente, ¿con qué talentos te encuentras trabajando?

Humberto Gómez: pertenezco a los dancers del proyecto Wisin y Yandel, por la pandemia todo está en pausa, pero nos mantenemos en contacto con ellos, y siempre positivos que esto arrancará de nuevo.

¿Te has planteado volver en algún momento a Venezuela a enseñar a las nuevas generaciones de bailarines o dar algunos talleres online?

Humberto Gómez:  por supuesto, es una misión que tengo como prioridad, enseñar a las nuevas generaciones, contarles mi historia y que sepan que nada es imposible, en mi país hay mucho talento y apuesto a ellos.

¿Qué buscas comunicar a través del baile y qué “códigos corporales” crees que te caracterizan?

Humberto Gómez: el baile es vida, siempre digo que montarse en una tarima o bailar en un salón etc, es olvidarte de los problemas que tengas en ese momento, el baile es alegría, es felicidad y así hay que llevarlo por siempre. Mi fuerte es el género urbano sin duda alguna, el hip hop me apasiona.

¿Qué mensaje te gustaría darle a aquellos que busquen emular tus pasos?

Humberto Gómez:  nada en la vida es imposible, no te pares por nada ni nadie, siempre tendrás al lado al que te apoye y al que te diga que no puedes, está en ti fijar una meta y en tu mente día a día decirte a ti mismo que si puedes alcanzar lo que quieras!