El joven símbolo de la tortura en Venezuela habló con Univision Noticias al salir de la cárcel de inmigración, luego de un día detenido.
El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos liberaron este jueves 27 de abril al inmigrante venezolano Marco Aurelio Coello Morillo, símbolo de las víctimas de la tortura en Venezuela y cuyo caso de asilo está pendiente en los tribunales.
“Marco está libre, aquí está conmigo”, dijo su madre, Dorys Morillo de Coello, su madre por teléfono a Univision Noticias. Estaba ofreciendo declaraciones a las puertas del centro de detención donde estuvo recluido.
“Gracias a Dios ya estoy aquí afuera”, dijo Coello en exclusiva a Univision Noticias vía telefónica. “Estuve en una celda. Primero acompañado y después solo. Me hicieron varios exámenes médicos, psicológicos y un interrogatorio”.
“Cuando llegué me pusieron un uniforme azul y después uno rojo… no puedo dar más detalles”, contó.
Poco antes, el senador Marco Rubio (republicano por Florida) había anticipado que Coello iba a ser liberado en cualquier momento.
Coello fue arrestado cuando asistió a su primera cita en las dependencias de la Oficina de Inmigración y Control de Aduana (ICE) en el centro de Miami pensando que iba a ver al juez que lleva su caso de asilo que presentó en 2015.
El inmigrante fue trasladado al centro de detención de Krome, en el sur de Miami. ICE dijo el miércoles que sobre Coello pesaban dos cargos menores (“misdemeanor”) y una violación a los términos de su visa de turismo (“overstay”), que utilizó para entrar al país.
No obstante, su abogada Elizabeth Blandon explicó que Coello “entró como turista en septiembre de 2015. Por lo tanto, su estadía como turista terminó en marzo 2016. Pero antes de eso, él ya estaba en los EEUU legalmente como ‘aplicante para el asilo'”.
Comentó además que el 11 de septiembre del 2015, Coello presentó su solicitud de asilo. “Desde esa fecha hasta hoy – de acuerdo a la política de inmigración – Marco esta con presencia autorizada”.
En la mañana de este jueves, simultáneamente a la liberación de Coello de Krome, ICE rectificó su declaración inicial sobre los cargos que pesan sobre el inmigrante venezolano y en lugar de dos cargos aseguraron que solo tiene un delito menor.
A partir de ahora, el caso de Coello continúa en las cortes de inmigración. Será un juez quien determine su futuro inmediato en EEUU.