Alexis Ortiz / Crónicas desde Miami / JUAN GUAIDO: LA CONJURA DE LOS NECIOS / Artículo publicado en «elNuevo Herald» de Miami… 08 de Octubre 2021

        En su irrepetible novela “La conjura de los necios”, John Kennedy Toole arranca con una frase del irlandés Jonathan Swift:

          “Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo reconoceréis por este signo: todos los necios se conjuran contra él”.

          Juan Guaidó no se pretende genial, ni sus defensores queremos que lo sea. Es apenas un político empeñado en cumplir una responsabilidad histórica que no buscó, en instantes laberínticos y deprimentes del discurrir venezolano.

          Defendemos a Guaidó porque él representa la legalidad, el gobierno legítimo, la institucionalidad que puede permitirnos rescatar a nuestro pueblo de la pesadilla impuesta por la narcodictadura castrochavista.

          Junto con la unidad de los sectores democráticos, el gobierno constitucional de Guaidó son claves para nuestra lucha de regreso a la democracia, el desarrollo sostenible y la reconciliación nacional.

          Las fuerzas de la oscuridad tienen claro eso. Tanto que desde los laboratorios de guerra sucia digital de Moscú y La Habana, se lanza diariamente un torrente de mensajes para dividir a los factores democráticos y destruir el gobierno legítimo de Guaidó. Ellos saben que el régimen fracasado que sostienen, la narcodictadura de Maduro, es usurpador. No lo eligió nadie.

          Pero tal campaña siniestra contra nosotros avanza en la opinión, no sólo por el apoyo de nuestros enemigos evidentes (China, Turquía, los bandidos de la minería ilegal, el narcotráfico, el terrorismo musulmán, Cuba, Rusia, Bolivia, Irán, Nicaragua, Podemos, el peronismo, Lula…), sino también y es los más doloroso, porque la campaña adversa la potencia el extremismo y la desinformación de nuestros fanáticos de las redes sociales.

          Y también porque Guaidó vive en la orfandad política. Los que deben defenderlo, por cálculo o negligencia se abstienen de hacerlo, Están muy ocupados en faenas tácticas sectarias.

En fin, es nuestro suicidio colectivo.         

 [email protected]  @alexisortizb  www.alexisortiz.com