Llega la navidad, y lo más importante en cualquier hogar venezolano, es la comida, y no cualquier comida, ¡Las hallacas!, estas son una de las mayores representaciones de nuestra cultura y gastronomía, por eso aquí te contamos   algunas curiosidades sobre este manjar criollo, que tanto orgullo y nacionalismo otorga a su gente.

  1. Cada región lo hace a su manera.

Las hallacas si bien, en un principio se originan en Caracas, al momento en que prepara las hallacas se convierte una tradición en todo el territorio nacional, cada región puso su sello a la hora de la preparación.

Región Central: Su preparación, es la más apegada a la versión “convencional”, pues es idéntica a la caraqueña, es decir la original. El guiso, contiene res, cerdo, gallina o pollo, junto con “aliños típicos”, ajo porro, cebolla, pimentón, ajo, cebollín y ají, luego de colocar el guiso este se adornada con pasas, aceitunas, alcaparras, cebolla y pimentón rojo, y lo más característico de este estilo es su tendencia, un tanto dulce, en contraste con su fuerte sabor ya que al juntar los “aliños” con el guiso de la carne este adquiere mucha esencia.

 Región Andina: Un tanto diferente de la hallaca de la región central, la preparación andina, incorpora garbanzos en el guiso, el cual no es cocinado con anterioridad, sino que se agrega crudo a la masa, y a la hora de adornar también se suman las ciruelas pasas, a las pasas, alcaparras, pimentón y cebolla, ésta es reconocida por su guiso que deja la carne, pollo, gallina y cerdo con una “cocción muy tierna” y llena de aromas además de ser muy “jugosa”.

Región Llanera: La hallaca llanera se diferencia por el hecho de que prácticamente se obvia el adornado, por lo que solo tiene dos fases de preparación previas a la cocción, “armado y enrolladlo” en la mayoría de los casos, su sabor es conocido por ser fuerte y un tanto picante, pues esta mayormente atribuido a los cortes de carne de “chocozuela” y ahumado, ya que tradicionalmente se prepara a la leña.

Región Oriental: En oriente las hallacas también tienen algunas variaciones interesantes de la receta, principalmente el agregado de papas y huevos sancochados, picados en rodajas, puestos juntos al adornado clásico tradicional, esto sumado que prevalecen en su mayoría las recetas que cambian las carnes clásicas del guiso (Res, pollo o gallina y cerdo), por cazón, raya y chucho, esto hace que adquieran un sabor un tanto fuerte y una textura más suave.

  • Hay hallacas muy particulares

Pese a que cada región tiene su forma de hacer hallacas, en medio de esto hay muchas variaciones a la hora de hacerlas, algunas muy tradicionales igualmente y otras no lo son tanto, pero al fin y al cabo todos disfrutan de este manjar navideño, a su manera.

Hallaca de plátano verde: Proveniente del estado Zulia, esa versión de la hallaca, se cocina principalmente al sur del lago de Maracaibo, y se extiende por todo el estado a lo largo de la historia, es una hallaca con un relleno muy similar a la hallaca tradicional y a la andina, en lo que al relleno se refiere, el guiso es precocido y a este se le adorna con garbanzos, pasas y alcaparras, y la famosa masa de esta peculiar explosión de sabores se realiza con plátano verde en su mayoría y un poco de plátano maduro para un sabor más equilibrado y una textura más dulce.

Hallaca de mariscos y pescado: Originaria de la región insular, principalmente en Nueva Esparta, la hallaca de mariscos y la hallaca de pescado, se hicieron una tradición milenaria, pues es bastante reciente en comparación con la confección de las hallacas típicas de otras regiones, la diferencia con respecto a las demás está básicamente en el guiso, el cual sustituye, la carne de res, cochino y pollo, por mariscos o pescado, incluso ambos según sea el caso, esta es una preparación en la cual se evidencia la influencia, de la gastronomía española en la preparación del platillo, que se adorna tal cual como una hallaca oriental con papas y huevo sancochados, a su vez esta hallaca también se prepara justamente en oriente y en las costas de la región central.

Hallaca de pabellón: Un plato en extremo venezolano, se juntan el bien conocido pabellón y la hallaca, es totalmente diferente a la hallaca tradicional en este caso el guiso, es de carne y pollo mechado, de los cuales se le agrega caldo a la masa como normalmente se hace, pero lo verdaderamente sorprendente es la hora del relleno, se coloca la carne y el pollo  sobre la masa, el arroz y por último las caraotas y en el adorno las tajadas, las aceitunas y las pasas, este plato se da mayormente en la región andina, y también suelen cambiarse las caraotas por lentejas en la región llanera.

Hallaca Angostureña: Esta forma de hacer el afamado plato navideño es proveniente de Barinas, es bastante antigua, pero a su vez cada vez menos realizada, la única particularidad de esta singular hallaca, es que tanto el guiso como los adornos, y cada uno de los ingredientes se maceran al menos una hora en vinagre o jugo de naranja, antes del armado.

 Lo más importante de la tradición de hacer las hallacas es la forma en que se reúne la familia, desde que todos los venezolanos tenemos uso de razón la tradición navideña, perdura, y se hace sentir en los hogares, actualmente ha llegado a todas partes del mundo por medio del gran éxodo de venezolanos regados por el mundo, y preparar este plato ayuda a lidiar con la lejanía pues siempre te sentirás como en casa comiéndote una hallaca calientita con la receta de mamá, y con los recuerdos del guiso de la abuela.

Escrito para Bienvenidos Venezolanos por Luis Cedeño, Diciembre 27, 2021