Por Alexis Ortiz.

Comentario editorial para BIENVENIDOSVENEZOLANOS.COM Lunes 8 de junio de 2020

Mucha gente pensó que Rómulo Gallegos merecía el Nobel de literatura. Pero vivió en los tiempos en que la Academia sueca no se atrevía a darle el galardón a un escritor desestimado por el aparato de propaganda soviético. Así maltrataron también al inconmensurable argentino Jorge Luis Borges.

Hoy Rafael Cadenas, nacido en Barquisimeto en la primavera de 1930, ha sido nominado para la alta distinción del Nobel. Su poesía es filosófica, luminosa y cordial, todo a la vez. «Cuadernos del destierro», «Falsas maniobras» y otros poemarios lo elevaron al reconocimiento planetario. Para mi formación periodística fue clave su ensayo «En torno al lenguaje».

Veamos como Rafael Cadenas se presenta a si mismo: «Yo pertenecía a un pueblo de grandes comedores de serpientes, sensuales, vehementes, silenciosos y aptos para enloquecer de amor».

«Fui sucesivamente, y sin que una cosa estorbara a la otra, santo, viajero, equilibrista»

«Que cada palabra lleve lo que dice. / Que sea como el temblor que la sostiene./ Que se mantenga como un latido».