Por Pedro Mena
pedromena54@gmail.com
@pmenamiami
Iniciamos un nuevo año, con viejos y agravados problemas, en lo que respecta a Venezuela. Pareciera que estamos regresando al principio de la raíz de los conflictos, y al final del camino, seguimos en la misma situación de antes. Así opinan algunos venezolanos.
En mi opinión el “juego esta trancao”. Hemos tenido bajas y altas durante el pasado año, momentos esplendorosos del resurgir de la protesta popular, alegría del triunfo como el vivido el 5 de enero del  2016, cuando se instaló oficialmente a Asamblea Nacional mayoritariamente integrada por la oposición democrática, pero también esperanzas y fe, a pesar de los riesgos políticos cuando el Papa Francisco y el Vaticano, promovieran el fracasado dialogo entre ambas parte en conflicto: Gobierno y oposición.
En la actualidad la asfmofera nacional se respira una combinación, que pudiese ser letal sino se detiene a tiempo, entre frustración, desengaño, pérdida de la esperanza, y la más grave inmovilidad en la acción emotiva y de lucha contra el régimen. Confusión, letargo y tozudez para la tomas decisiones políticas serias, y responsables con el futuro de cambio que el país reclama.
Esta situación que sufre el país, en especial la oposición democrática, no es anda casual, ni producto de errores políticos cometidos, es la consecuencia de una planificación con resultados exitosos, que la asesoría y dirección de la dictadura cubana, ejerce para controlar todos los movimientos de los líderes opositores. El gobierno de Maduro y sus secuaces solo llevan a la práctica esas recomendaciones y luego evalúan sus resultados.
Para nadie es un secreto que en las oficinas del Palacio Blanco al lado de Miraflores, en la ciudad de Caracas, están prácticamente viviendo en sus instalaciones, altos oficiales, algunos con rango de ministros y vice-ministros de la “revolución cubana”, quienes manejan y controlan todo el aparato represivo del régimen, y la sala situacional, conectada con Cuba, para hacer cumplir los designios e instrucciones del G-2 cubano.
La pelea de la oposición democrática venezolana, es desigual, porque enfrentan por un lado un régimen con una asesoría permanente con larga experiencia represiva, de guerra militar y psicológica, puestas en prácticas en varios países, entre ellos, las antiguas colonia portuguesas, y algunos de América Latina, como Chile, Ecuador, Nicaragua, Granada, El Salvador, Uruguay, entre otros.
Por otra parte, las propias debilidades de su fraccionado liderazgo, donde para algunos de ellos, solo cuentan sus apetencias y aspiraciones personales, aun sacrificando los intereses colectivos de la unidad nacional. Algunos su obsesión es la lucha presidencial y el “rating” de sus opiniones personales en la redes sociales, No es raro ver en los medios, como si alguno de ellos se destaca por determinada opinión, el otro buscara otra distinta para tratar de crecer y opacar a sus adversario político. Hay quienes les fascinan jugar posiciones adelantadas, si la MUD toma una decisión determinada, tenga la seguridad que esa vocería externa, se activara para picar adelante en esa acción o propuesta.
Hay quien no oculta sus posturas anti-política, porque en el fondo odian a los partidos políticos, y utilizan frase o posturas hirientes para destacar la supremacía de las “organizaciones de la sociedad civil” por encima de los partidos políticos.
Además de estos actores internos de la unidad, deben enfrentar la locura, el odio y las actitudes extremistas de los “opinadores de oficios”, que actúan en la internet, no me refiero a quienes ejercen su labor como analistas políticos, sino aquellos quienes estimulan posturas extremas, que solo tienen un vínculo con la “realidad virtual” y no real de la grave situación política, social y económica, que sufre nuestro país.
Ellos hacen realidad un viejo axioma marxista, cuando establece, que los “los extremos se tocan”, es decir que la posturas extremas ambas en su desplazamiento dinámico, llegan a un momento en los cuales se produce la “fusión de pensamientos e intereses”. Lo que le conviene a al régimen y lo que el “radicalismo virtual” expresa. Ambos se unen por sus propios intereses comunes en destruir a sus enemigos políticos. Ejemplo de caso concreto liquidar a la MUD, para dar paso a nuevos “factores”.(¿)
Así que en el campo opositor, no todo es color de rosas, por el contrario es un duro calvario avanzar cada vez en la solución definitiva de nuestro conflicto político. Ello impide una mayor movilidad a sus actores y aumenta la desesperación, los conflictos internos estimulados por el régimen y el G-2 cubano, a quienes por cierto tienen mayor credibilidad sus mentiras y calumnias, que los propios hechos solidarios de los dirigencia política opositora. Sin duda alguna en un pesado fardo para la oposición  que tienen que liquidarlo para asegurar el  éxito futuro.
Es muy común, en voces de los “radicales de internet”, descalificar a la fuerza unitaria opositora, como “oposición colaboracionista”, pero quienes los hacen son incapaz de avanzar un milímetro en destruir y atacar al régimen, porque no da dividendos, en cambio la MUD, los coloca en una especie de “Robín Hood” de la política. En su mayoría estos: “talibanes del teclado” son unos “rockies” en política y su experiencia en producto de “Loros Academy”, repetir y repetir mentiras para convertirla en su “verdad”. Al final jugaron para el equipo contrario, ayudaron a liquidar a la oposición y luego “a llorar al valle”, porque la dictadura se quedara para muchos años. Gracias a su “contribución patriótica y revolucionaria”
El “juego esta trancado” porque todos los caminos de la estrategia cubana en Venezuela, está destinada a estallar la violencia, para justificar el arponazo final a las pocas señales de “democracia” que existen. La violencia juega a sus intereses de perdurar en el poder, la democracia en ejercicio pleno con la celebración de unas elecciones generales validadas por ambos sectores la elimina de raíz, siendo la única solución positiva y viable para evitar el “baño de sangre”.
No me extrañaría a estas alturas del juego, cualquier decisión final de promover una matanza de civiles y pacíficos venezolanos, por los grupos radicales castristas vinculados al terrorismo internacional y al narcotráfico, que encarna el vice-presidente actual, para anunciar al mundo el nacimiento del “Estado Socialista Bolivariano”, Chao democracia!!! Adiós MUD y oposición democrática!!! Que harán los talibanes de internet, y sus voceros! Tomarán el camino de la lucha armada contra el régimen, con la misma saña que la hicieron contra la oposición venezolana?