En una breve cadena alocución nacional, Varela argumentó que miles de venezolanos ha llegado a Panamá en los últimos días huyendo de la crisis de ese país, y que la medida migratoria busca preservar los empleos y la seguridad de los panameños.

“Ante la ruptura del orden democrático en Venezuela, situación que pone en riesgo nuestra seguridad, nuestra economía y las fuentes de empleo de los panameños y panameñas, y luego de un profundo análisis, he tomado la decisión de exigir visa a los ciudadanos venezolanos que quieran viajar a Panamá”, explicó el mandatario.

Varela también indicó que su Gobierno “consecuente” con su “compromiso de solidaridad y trato humanitario” otorgará “estatus migratorio a los 25.000 venezolanos que fueron debidamente censados hasta el 30 de junio de 2017”.

“Son medidas difíciles, pero la situación en Venezuela ha empeorado debido a la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente de disolver la Asamblea Nacional Venezolana, irrespetando los principios democráticos, la paz social y actuando contra la voz del pueblo”, aseguró Varela.

La medida, añadió, se mantendrá “hasta que se recupere el orden democrático, se restablezca la Constitución y se respeten los derechos humanos en Venezuela”.

Al principio de la reciente crisis venezolana, el Gobierno de Panamá se mostró dialogante y apostó por el entendimiento, pero en las últimas semanas ha endurecido su discurso y se ha sumado al grupo de países y organismos internacionales que no reconocen la nueva Asamblea Constituyente y piden elecciones libres.

Colaboración EFE