Alexis Ortiz

Comentario editorial para www.bienvenidosvenezolanos.com

Jueves 29 de julio de 2021

          En los años setenta de la centuria pasada ocurrieron en la Rusia comunista (Unión Soviética), una cadena de misteriosas muertes de generales del Ejército rojo. En Venezuela, para señalar que algo era arriesgado, se puso de moda decir:

          “Eso es más peligroso que ser general en Rusia”.

          Algo similar podemos afirmar de la dictadura cubana y sus generales.  En diez días han muerto 5 de ellos en Cuba:

          Manuel Eduardo Lastres. Marcelo Verdecia Perdomo. Agustín Peña. Armando Choi. Ruben Martínez Puente (este último fue el que ordenó el asesinato de los aviadores humanitarios, “Hermanos al Rescate”).

          Todos los bienpensantes, conociendo la criminalidad del despotismo castrocomunista, están seguros de que esas muertes no fueron naturales. Se cree que los militares fueron ejecutados de manera preventiva, en medio de la desesperación de los comunistas por las movilizaciones populares. No olvidemos que la dictadura cubana creó la aberrante figura penal de “conducta predelictiva”, para justificar detenciones abusivas.

          Y en el programa de Carla Angola, por EVTV, el analista boliviano Hugo Achá, recordó el caso de la repentina e inexplicable muerte del general de la Fuerza Aérea de Bolivia, Germán Valenzuela Lemaitre, que había descubierto y estaba dispuesto a denunciar, que el dictador Evo Morales, usaba los aviones militares para el transporte de coca.