Enredadas en la transición que la Casa Blanca ha vivido esta semana luego de que Reince Priebus renunció como jefe de Gabinete y John Kelly lo sustituyó, están las severas sanciones económicas con que Estados Unidos amenaza a Venezuela si el presidente Nicolás Maduro sigue con sus planes de instaurar una nueva asamblea constituyente tras las elecciones del domingo pasado, un proceso que muchos no han dudado en denunciar como fraudulento.
Kelly, ex general de cuatro estrellas que fue jefe del Comando Sur con sede en Miami, está íntimamente familiarizado con los problemas de Venezuela. Desde que el viernes de la semana pasada fue nombrado nuevo jefe de Gabinete, se ha dedicado al importante trabajo de darle forma a la respuesta que deberá tener el gobierno del presidente Donald Trump ante la crisis del país sudamericano, dijeron fuentes cercanas a la Casa Blanca.
El senador republicano por la Florida Marco Rubio, que con anterioridad ha trabajado con Trump, con el vicepresidente Mike Pence, el Consejo de Seguridad Nacional, Priebus y ahora con Kelly en lo que respecta a la política a seguir hacia Venezuela, dijo que se siente muy satisfecho con la presencia de Kelly en la Oficina Oval.

“Tenemos suerte de que ha funcionado de esta manera”, le dijo Rubio al Miami Herald en una entrevista. “El Presidente tiene a Kelly a su lado, no solo como jefe de Gabinete, donde creo mejorará el papel de la Casa Blanca, sino también como alguien que entiende a Venezuela tan bien o mejor que cualquier otra persona en la administración”.