Por PEDRO MENA 03 de mayo de 2020 –

Todos los requerimientos de instancias diplomáticas y organismos multilaterales han sido cumplidos. No hay un país en el mundo que desconozca nuestra tragedia

A diario mis amigos, compatriotas y seguidores en las redes sociales, me preguntan sobre cuándo y cómo será la caída del usurpador Maduro, el inicio de un gobierno de “emergencia nacional” para enfrentar la eminente transición, hacia la convocatoria, una vez cumplidos todos los pasos constitucionales, con un nuevo CNE y TSJ, para realizar unas elecciones libres y transparentes a los fines de elegir la nueva integración de la Asamblea Nacional y el nuevo presidente de la República.

Mi respuesta siempre ha sido lacónica y precisa, denle tiempo al tiempo, siendo pacientes con la paciencia, esto no es “soplar y hacer botellas” en forma mágica e irreal, la política tiene sus propios procesos y normas que cumplir, en forma sorpresiva los hechos aparecen con soluciones definitivas, como producto de la buena inversión del tiempo en acuerdos, negociaciones y presiones de cualquier tipo, no hay exclusión de ninguna. Pero ya llegó el tiempo, es ahora o nunca, Sr.presidente Trump. Confiamos en su compromiso democrático para derrotar el flagelo comunista del castro comunismo en América Latina.

Llegó la hora del desenlace de esta tragedia que sigue afectando a millones de compatriotas que sufren en carne propia el exilio obligado, la persecución y agresiones políticas, con asesinatos, torturas, desaparecidos, presos y secuestrados, además de todo un pueblo sufriendo de hambre, fallas de electricidad y agua potable, ausencia de medicamentos y atención médica debida, y una inseguridad total. La pobreza y la mendicidad campean en medio de una pandemia originada en China comunista que amenaza con destruir lo único que falta por hacer, los pobladores de Venezuela. El país está a punto de estallar.

Todos los requerimientos o instancias diplomáticas en la ONU, OEA y otros organismos multilaterales han sido cumplidos a cabalidad. Hoy no hay un país en el mundo que desconozca nuestra horrible tragedia, producto de las acciones cruentas de este narco dictador asesino y corrupto. Con excesiva paciencia asiática, hemos estado apegados a los criterios diplomáticos de los diversos “diálogos” sin suerte alguna. Solo pérdidas de tiempo y espectáculo publicitario para favorecer a la dictadura, otorgándole más tiempo para sobrevivir.

Hemos sufrido las pérdidas de vida de inocentes jóvenes y adultos asesinados, torturados, detenidos y exilados, con la existencia de una larga lista con miles de casos de personas afectadas, con sus denuncias soportadas por claras evidencias, las cuales conocen los organismos internacionales de DDHH, entre ellas la ONU y su alta comisionada Michelle Bachelet, sin resultado y sanciones individuales o colectivas. Impunidad y más impunidad. La lentitud y la burocracia en plena acción. La justicia sigue ausente.

Hemos demostrado que somos una expresión mayoritaria del pueblo venezolano, bajo la conducción y liderazgo del presidente Guaidó y los valientes diputados de la legítima AN, al movilizar reiteradamente en las calles y avenidas de toda Venezuela millones de compatriotas, al igual que en el exterior, pidiendo cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. El pueblo y su presidente legítimo han cumplido.

Ahora cada diputado o dirigente opositor es un enemigo potencial para la dictadura, cuyos sabuesos y carceleros verán en ellos las presas predilectas para cometer sus fechorías, saciar sus instintos criminales y cometer impunemente las violaciones de sus derechos fundamentales. La mayoría de las casas de sus familiares y sus propios hogares han sido pintados en todo el país, con grafitis rojos amenazándolos de muerte por los grupos paramilitares afectos al régimen. Sus vidas, en peligro.

Reconocemos el importante avance tenido en el ámbito internacional al ser reconocido por 60 países nuestro presidente Guaidó, el tener embajadores en varios países hermanos, como es el caso de Carlos Vecchio en los Estados Unidos, así como también el embajador Gustavo Torre en la OEA. Las gestiones de grupos diplomáticos como: “Grupo Lima” y en Europa el “Grupo de Contacto” han sido también positivos, sus apoyos.

En este momento, la única esperanza que tenemos los venezolanos es que usted, presidente Trump, no descarte de las opciones que están en mesa una acción profiláctica antidrogas, anti terrorista y humanitaria de fuerzas internacionales, encabezada por Estados Unidos, que actúe con precisión, en el rescate y defensa de los DDHH de 30 millones de seres humanos, agobiados por la represión militar del sector narco de la FANB, grupos paramilitares nacionales y terroristas extranjeros, como las guerrillas colombianas de la FARC y ELN y Hezbollah. Las órdenes de capturas y recompensas económicas por los narcos delincuentes deben ser puestas en práctica de inmediato.

Sr. presidente Trump, cómo venezolano republicano y ferviente admirador y seguidor de su obra de gobierno, postura que muchos enemigos y adversarios de su gobierno rechazan y desatan “campañas sucias” calumniosas contra quienes ofrecemos nuestro respaldo incondicional a su valiente posición política, lo estimulamos a que estudie la posibilidad cierta de aprobar un “alivio migratorio urgente” que pueda ser “DED –Defered Enforced Departure,” como medida humanitaria para favorecer a miles de venezolanos en situación de ilegalidad en USA, que es un clamor mayoritario de toda la comunidad venezolana.

Esta propuesta fue realizada por la organización ORVEX, de Florida, y su presidente Elio C. Aponte, con fecha 2 de octubre 2008 al presidente George Bush, luego el 30 de abril de 2015 al presidente Barack Obama, y finalmente al presidente Donald Trump el 15 de agosto 2017. Permite a través de una Resolución Ejecutiva del presidente , no sujeta a la aprobación del Congreso, detener la deportación de manera temporal a un grupo de personas de un determinado país y cuyas vidas corren serio peligro si llegan a ser deportadas.

El DED brinda protección temporal en los Estados Unidos por un período que oscila entre 12 y 18 meses. Durante ese tiempo, las personas beneficiadas con el DED pueden obtener permiso de trabajo y una tarjeta de Seguro Social (“el Social”) para poder trabajar y vivir con dignidad en este país.

Reiteramos nuestro compromiso con la lucha por la democracia y la libertad en América Latina, cuya cruzada usted preside y que cuenta con miles de compatriotas venezolanos, cubanos, colombianos y nicaragüenses que lo apoyamos en sus aspiraciones reales de ser reelecto en las elecciones presidenciales de noviembre de este año 2020.

En usted confiamos, no nos detendrán ante nada, lo invitamos a contener este “holocausto caribeño” aplicando las medidas necesarias para desmantelar en forma definitiva esta cruel dictadura castro comunista en Venezuela. ¡Cuente con nosotros! En usted confiamos, presidente Trump.

Artículo cortesia de Pedro Mená

Fuente:

https://www.diariolasamericas.com/opinion/presidente-trump-los-venezolanos-necesitan-alivio-migratorio-ded-n4198300