La visa H-1B es usada principalmente para trabajadores de la industria de alta tecnología y para profesionales extranjeros con título universitario que desempeñan trabajos especializados que requieren conocimientos teóricos o técnicos.

La lista de profesionales incluye ingenieros, periodistas y programadores de computadoras, entre otros.

El programa de visas H1B fue creado en 1990. Durante los años fiscales 2001 a 2004 el Congreso autorizó extender la cuota de 65,000 a 195,000 visas. Pero el 30 de septiembre de 2004 se volvió a la cantidad original de 65,000.

El cupo fue ampliado en atención a pedidos formulados por la Asociación Americana de Tecnologías de la Información (ITAA), entre las que se encuentran empresas tales como Microsoft, Oracle y Sun Microsystems.

Pero las mismas compañías que cabildearon para que el Congreso aumentará la cuota no quisieron patrocinar nuevas solicitudes de permisos para expertos extranjeros, una de las razones por las que el legislativo optó por no prorrogar la extensión temporal.

¿Por cuánto tiempo es válida una visa H-1B?

Una visa H-1B se emite inicialmente por tres años. Sin embargo, la visa puede ser extendida por tres años adicionales. Al calcular el tiempo restante para una visa H-1B, las reglas son complejas. El tiempo invertido en otro país, ya sea por negocios o vacaciones, no está incluido y puede ser “recapturado” extendiendo el vencimiento de la visa. Si el titular de la visa, que está en proceso de convertirse en residente permanente, presenta una petición de inmigrante I-140 antes del comienzo de su sexto año de tener una visa H-1B, el titular puede renovar su visa H-1B un año en un tiempo hasta que se haya llegado a una decisión sobre su solicitud de residencia permanente.

Dado que la visa H-1B es para no inmigrantes, al final del período máximo para la visa, un trabajador extranjero debe abandonar los Estados Unidos u obtener una visa diferente. El no dejar los resultados en la pérdida de estatus legal y puede llevar a la deportación.

El 18 de noviembre de 2016, el DHS otorgó un período de gracia de 60 días a los titulares de la visa H-1B que han estado trabajando y de repente se encuentran desempleados. Antes de este período de gracia oficial, las personas cuyos empleos terminaron, debían abandonar los Estados Unidos inmediatamente.

¿Puede un empleador cancelar una visa H-1B?

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos pueden revocar una visa H-1B. Si bien no es común, sucede si el empleador patrocinador está cerrando su negocio o cancela su solicitud original. Después de que se haya otorgado la visa H-1B, los empleadores pueden despedir a los empleados, pero deben cumplir con los términos de cualquier acuerdo de empleo y cumplir con las leyes laborales federales, estatales y locales.

¿Es la H-1B una forma de convertirse en un residente permanente de los EE. UU.?

El titular de una visa H-1B puede tener “doble intención”. Aunque la H-1B es una visa de no inmigrante, el titular puede solicitar una tarjeta verde al mismo tiempo. Dado que el tiempo requerido para obtener una tarjeta verde se ha prolongado en los últimos años, el H-1B ofrece una manera para que las personas trabajen en los Estados Unidos mientras buscan convertirse en residentes permanentes.

De acuerdo a José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida, los trabajadores profesionales extranjeros con esta visa reciben la certificación laboral. Y como no hay espera, después de cinco años pueden convertirse en residentes legales permanente y cinco años más tarde en ciudadanos estadounidenses.

La cuota adicional

A finales de 2004 el Congreso dispuso una cuota adicional de 20,000 visas para profesionales extranjeros graduados o que hayan obtenido una maestría en Estados Unidos.

La ampliación del cupo se hizo en atención a peticiones de empresas que requieren este tipo de permisos.

En 2006 las empresas del rubro acudieron al Senado y pidieron incluir la ampliación en el proyecto de reforma migratoria aprobado el 25 de mayo de ese año.

El programa de visas H1B establece que los patronos estadounidenses deben pagar a los trabajadores extranjeros el salario predominante según su campo de trabajo.

También deben demostrar que los estadounidenses calificados no están siendo marginados para desempeñar la posición o puesto que ocupa el extranjero.

El reglamento exige que el empleado extranjero contratado tenga al menos un título universitario o su equivalente.

El último cambio

El pasado 1 de diciembre, un año y siete meses después de que Trump firmara el decreto Compre productos estadounidenses y contrate estadounidenses ordenándole a cuatro ministerios que revisen el programa federal que cada año entrega 85,000 visas, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) publicó un nuevo reglamento para las visas H-1B con el propósito de “favorecer” a los trabajadores estadounidenses.

La nueva regla requiere a los peticionarios que desean presentar peticiones de visas H-1B sujetas a la cantidad máxima reglamentaria, que primero se registren electrónicamente con la Oficina de Ciudadanía y Servicios de inmigración (USCIS) durante el período de inscripción anual designado.

Este proceso “revertirá el orden en el que USCIS selecciona las peticiones H-1B bajo la cantidad máxima reglamentaria o cantidad límite de visas H-1B y la exención de grado avanzado, y lo que probablemente aumentaría que los beneficiarios con grados de maestría o grados superiores procedentes de instituciones de educación superior graduados en Universidades estadounidenses puedan ser seleccionados para consideración a la cantidad máxima de visas H-1B”, explicó el DHS.

Con información de Univision.com y cio.com

Para conocer más sobre la visa H-1B haz clic en aquí