Carlos Alaimo / 23 de Enero de 2021

La clase política de aquel entonces fue capaz de obligar al general, Marcos Pérez Jiménez a abandonar el país. Para ese entonces Venezuela, en lo social y económico, tenía una situación totalmente distinta a la de hoy, después de 22 años de éste modelo dictatorial y de delincuencia organizada que se apoderó del Estado y la destruyeron. Tan solo les faltaba a esa generación libertad y democracia. Por ellas dieron su batalla e hicieron posible que hoy festejemos el nacimiento de la república después de 63 años.

¿Nosotros hoy qué estamos haciendo? ¿Qué hace nuestra clase política? ¿Qué hacen nuestros jóvenes, nuestros gremios?

Es un día de revisión interna en lo personal como en lo colectivo.

La generación política que vio cristalizar la llegada de la democracia en ese 23 de Enero de1958 está en las mejores páginas de la historia venezolana y nos preguntamos, ¿Dónde y cómo se escribirá la historia de hoy?

La Unidad venció a Marcos Pérez Jiménez con su gobierno militarista. ¡Fue la UNIDAD! Betancourt, Caldera y Jóvito Villalba superaron sus diferencias y sumaron al partido comunista y militares en ese proyecto que se había iniciado en el pacto de Barranquilla y culminó con el pacto de Punto Fijo.

Mensaje para la cúpula nacional partidista que deben revisar sus posiciones que aisladas y fragmentadas tan solo están beneficiando a perpetuar al régimen que día a día nos lleva al “molde” cubano.

Es la hora de la rebeldía de los ciudadanos, de los cuadros intermedios de los partidos que su activo social les fue arrebatado o por el régimen o por sus cúpulas. No puede haber una sana y gran democracia con partidos “secuestrados o “domados “por dirigentes que actúan como dueños más que como líderes de sus partidos.

Es la hora de la Patria que reclama que sus hijos hoy reflexionen con profundidad cada una de nuestra conducta y posición.

Solo así nos podremos no tan solo liberarnos de este presente cancerígeno sino saltar al futuro moderno y de civilización donde brille la libertad, estado de derecho y una sociedad impregnada de ética y valores.

Carlos Alaimo

Presidente del Partido Centro Democrático PCD