El Departamento de Salud de Florida (FDH) notificó que están evaluando dos casos “presuntamente positivos” de coronavirus en los condados de Hillsborough y Manatee.

Según las autoridades sanitarias, ambos individuos están aislados y reciben atención adecuada. “A pesar de estos casos en Florida, la amenaza general inmediata para el público sigue siendo baja”, señala el FDH en una nota de prensa.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró una emergencia de salud pública en respuesta al anuncio.

DeSantis informó que está trabajando con socios federales y el Departamento de Salud para asegurar que las comunidades estén listas para manejar los desafíos presentados por el COVID-19.

“Los profesionales dedicados en los departamentos de salud de nuestro condado, así como aquellos que trabajan en proveedores médicos locales, están bien equipados para abordar estos y futuros casos”, señaló DeSantis, según nota de prensa.

Dijo que continuará ordenando a las agencias estatales “que hagan lo que sea necesario para priorizar la salud y el bienestar de los residentes de Florida”.

El primer paciente es un adulto residente del condado de Manatee sin antecedentes de haber visitado a países ” con viajes restringidos por los CDC”. Esta persona buscó atención médica, está aislada y continuará aislada hasta que los funcionarios de salud pública la autoricen, explicó el FDH.

El segundo paciente es un residente adulto del condado de Hillsborough con antecedentes de viajes a Italia. Esta persona está aislada y continuará aislada hasta que los funcionarios de salud pública también la autoricen.

Por otro lado, una segunda persona murió por el coronavirus (COVID-19) en el estado de Washington, solo un día después de que se reportara el fallecimiento de la primera víctima por el virus en Estados Unidos.

La víctima es un hombre de unos 70 años que tenía problemas de salud y falleció el sábado, según el Departamento de Salud del estado Washington. Esta es la segunda muerte que se registra en el condado King y a nivel nacional por el brote de la peligrosa enfermedad que inició Wuhan, China.

El gobernador de Washington declaró el estado emergencia el sábado por la primera muerte y el presidente Donald Trump anunció una serie de medidas para evitar la propagación de la enfermedad en Estados Unidos.

Fuente Telemundo 51