DIOSDADO CABELLO Y CUBA

DIOSDADO CABELLO Y CUBA

Alexis Ortiz

Comentario editorial para BIENVENIDOSVENEZOLANOS.COM

Miércoles 28 de julio de 2021

          El canalla mayor de la narcodictadura castrochavista, Diosdado Cabello (llamado “diablodado” por los compañeros en sus tiempos de cadete en la Escuela militar), emitió unas declaraciones fronterizas con el ridículo:

          “Defenderemos a Cuba hasta con nuestras vidas si es necesario”.

          Esa fanfarronada del capo di tutti i capi de la corrupción en Venezuela, encierra una mentira capital: Diosdado siempre odió  a Fidel y Raúl Castro y, por ende, los déspotas cubanos nunca lo quisieron a él.

          Por eso hace unos años los Castro obligaron a Cabello a ir a La Habana, le mostraron todas las pruebas que tenían de su corrupción y le exigieron que, en lo sucesivo obedeciera las órdenes de ellos.

          Siempre bajo chantaje, Diosdado Cabello con rabia pero sumisión, tuvo que bajar la cabeza cuando Fidel Castro escogió al agente cubano Nicolás Maduro, para suceder en el mando al moribundo comediante eterno, Hugo Chávez Frías.

          Hay que decirle a Diosdado que no sea cómico.  Todos conocemos su rencor al régimen cubano. Y él sabe que los comunistas cubanos saben de todos sus negocios sucios y lo tienen firmemente agarrado por el rabo.

NARCOCANALLA DIOSDADO CABELLO ARREMETE CONTRA LOS CIENTÍFICOS

NARCOCANALLA DIOSDADO CABELLO ARREMETE CONTRA LOS CIENTÍFICOS

Por: Alexis Ortiz.

Comentario editorial para  BIENVENIDOSVENEZOLANOS.COM

Lunes 18 de mayo 2020

Con la sobriedad  consustancial a una entidad de su rango y prestigio, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela, alertó sobre las manipulaciones en la información sobre Covid 19, perpetradas por la narcodictadura.

De inmediato el muchacho de mandados de los cubanos comunistas, el terrorismo musulmán y el narcotráfico, Diosdado Cabello, se desgañitó en insultos y amenazas contra los académicos.

Las respuestas democráticas vinieron de:

El presidente legítimo Guaido: «Una vez más el conductor del programa de chismes de la dictadura, solicitado por narcotráfico, exhibe su verdadera faceta al perseguir a académicos mientras los jerarcas de la dictadura tienen sus neveras llenas y buscan ocultar la verdad, Venezuela vive una cuarentena de hambre».

El periodista y diputado del partido VENTE, Omar González: «El conocimiento científico del país está de luto. El chavismo le declaró la guerra».

Y el matemático y profesor de la Universidad de Puerto Rico, Luis Raul Perichi: «De este régimen no me sorprende su desprecio por el conocimiento y por la ciencia».

ONU expone la infiltración del narcotráfico en fuerzas armadas de Venezuela con el Cártel de los Soles

ONU expone la infiltración del narcotráfico en fuerzas armadas de Venezuela con el Cártel de los Soles

La Junta Internacional para el Control de Estupefacientes (JIFE), que se enmarca en el sistema de Naciones Unidas, alertó este jueves sobre una posible infiltración del narcotráfico en las fuerzas de seguridad de Venezuela que habría tomado forma a través del Cártel de los Soles.

«Hay indicios de que en la República Bolivariana de Venezuela los grupos delictivos han logrado infiltrarse en las fuerzas de seguridad gubernamentales y han creado una red informal conocida como el Cártel de los Soles para facilitar la entrada y salida de drogas ilegales«, reza el informe anual de la JIFE sobre 2019, publicado este jueves y que DIARIO LAS AMÉRICAS adelantó en exclusiva el 18 de febrero.

La JIFE enmarca esta supuesta infiltración en los movimientos que han realizado en los últimos años las organizaciones criminales de la región para enviar «grandes cantidades de drogas ilícitas a Europa y Estados Unidos desde Colombia, pasando por la República Bolivariana de Venezuela».

«Para controlar ese tráfico, en particular el tráfico de cocaína a través de Centroamérica con destino a Estados Unidos, los grupos delictivos organizados controlan los puertos marítimos y utilizan aeronaves ligeras con las que realizan vuelos ilegales», precisa el informe.

La JIFE señaló que «los cultivos ilegales de coca en Suramérica han crecido de forma constante» en los últimos años, pasando de las 120.600 hectáreas de 2013 al récord de 245.000 que se registró en 2017.

«El área total de cultivos ilegales de coca en la región en 2018 no se pudo estimar en 2019 debido a la falta de datos de Perú», aseveró la JIFE, un órgano independiente creado por la Convención sobre Estupefacientes de 1961.

También llamó la atención sobre «el creciente potencial de producción de clorhidrato de cocaína en Colombia», que aumentó en un 5,9 por ciento hasta las 1.120 toneladas, a pesar de que los cultivos ilícitos de coca se redujeron un 1,2 por ciento en el país durante 2018.

Además, la JIFE resaltó que «los problemas vinculados a la producción, el tráfico y el consumo de drogas ilícitas han seguido generando inseguridad y violencia en la región». De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Venezuela, Colombia y Brasil superan la tasa media de homicidios de la región.

El cartel de los soles

Informaciones periodísticas apuntan a la existencia de una red de funcionarios ‘chavistas’ dedicados al narcotráfico, señalando en concreto al vicepresidente del gobernante PSUV, Diosdado Cabello, y al vicepresidente económico del Gobierno, Tareck El Aissami, como los cabecillas del Cártel de los Soles.

Estados Unidos dictó sanciones contra ambos por narcotráfico, en el marco de las medidas punitivas adoptadas contra el régimen de Nicolás Maduro y sus colaboradores, motivadas también por violaciones de los Derechos Humanos y corrupción.

Cabello llegó a denunciar al diario venezolano ‘El Nacional’ por hacerse eco de un reportaje del periódico español ‘ABC’ que destapaba sus presuntos vínculos con el narcotráfico. El número dos del ‘chavismo’ reclama el pago de una multa de 1.000 millones de bolívares.

FUENTE: Con información de Europa Press

Nicolás Maduro siembra el terror en Venezuela: tras el secuestro de Edgar Zambrano, la Justicia chavista ordenó detener a otros 3 diputados

Nicolás Maduro siembra el terror en Venezuela: tras el secuestro de Edgar Zambrano, la Justicia chavista ordenó detener a otros 3 diputados

Diosdado Cabello, número dos del gobierno, hizo referencia a la orden de arresto para los legisladores venezolanos Freddy Superlano, Sergio Vergara y Juan Andrés Mejía, todos del partido Voluntad Popular de Leopoldo López, quien la semana pasada dejó su arresto domiciliario para acompañar el levantamiento

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, dijo que tres diputados más serán detenidos en las próximas horas, tras el arresto del vicepresidente del Parlamento, Édgar Zambrano, que estuvo presente en el levantamiento militar del pasado 30 de abril.

En su programa semanal «Con el mazo dando», aseguró que había recibido un mensaje del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) acerca de tres diputados que «participaron activamente en el golpe» y afirmó que a los tres «tun, tun«, en referencia a que serían llamados a la puerta para ser arrestados.

Zambrano fue detenido por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) cuando se encontraba en la sede de su partido, Acción Democrática (AD).

Al negarse a bajar de su vehículo, fue trasladado en una grúa escoltada por miembros del SEBIN al Helicoide, sede del servicio de inteligencia.

En este sentido, Cabello afirmó que su detención «no se trata de un circo«, sino que «va a haber justicia» porque «estas acciones moralizan» al pueblo venezolano.

En opinión de Cabello, el pueblo venezolano «está cansado» de la actitud de los opositores.

Edgar Zambrano
Edgar Zambrano

Aunque no dio los nombres, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela solicitó este miércoles a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) revisar el fuero parlamentario a otros tres diputados, a quienes tildó de «traidores a la patria» y que, según dijo, cometieron delitos de manera flagrante.

La medida recae sobre los legisladores Freddy SuperlanoSergio Vergara y Juan Andrés Mejía, todos militantes del partido Voluntad Popular (VP) del político Leopoldo López, quien la semana pasada dejó su arresto domiciliario para acompañar el levantamiento liderado por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países.

Cabello dijo que el vehículo en que iba Zambrano «hay que lavarlo completamente, desinfectarlo y quitarle los malos olores«, antes de agregar que «el que entendió, entendió«.

También subrayó que el vicepresidente del Parlamento llevaba en su bolsillo 9.000 dólaresen efectivo.

Finalmente, aseguró que a Zambrano le van «a respetar todos los derechos humanos«, no como considera que hicieron quienes participaron en el levantamiento militar «que montaron una ametralladora para disparar quién va a saber a quien«.

Por eso, Cabello comentó que «tendrán su juicio como establece la ley y que cada quien asuma su responsabilidad«.

Acerca de Guaidó, pidió que nadie se desespere «para nada», puesto que cuando «tu enemigo está cometiendo errores» es mejor que «no lo interrumpas para nada».

«Déjalo que siga cometiendo errores y ellos van error tras error y nosotros vamos anotando», concluyó.

El ejército de Nicolás Maduro, dividido

La actual crisis de Venezuela, la falta de alimentos, medicamentos y demás, ha conseguido el descontento del pueblo y hasta se ha hecho eco a nivel internacional sobre todo luego de las declaraciones del líder militar de la revolución Diosdado Cabello, compareció en televisión para cargar contra la oposición y el revocatorio, hablar de golpes e invasiones y, sobre todo, desmentir que el ejército esté molesto o dividido ante la voraz crisis económica y la conflictividad social y política que sufre Venezuela. «Quien se meta con un soldado se está metiendo con todos. La Fuerza Armada Nacional Revolucionaria (FANB) está más unida que nunca, más revolucionaria, más chavista que nunca», dijo. 
Cabello fracasó: no convenció a nadie. El todopoderoso vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) incluso se vio forzado a reconocer la existencia de oficiales «en condición de descontento».
«Fuerte rechazo interior de las Fuerzas Armadas ante el decreto del estado de excepción. Consideran como manipulación jurídica para evadir responsabilidades», escribió Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea, en su cuenta de twitter. Una vez más ha sido el dirigente socialdemócrata el encargado de desvelar las interioridades de una cúpula militar que hoy parece una jaula de grillos. Pese a tratarse de un mundo donde los códigos de silencio son una orden de obligado cumplimiento, Allup accede a información de primera mano gracias a antiguos mandos de la IV República, cuyos hijos ocupan hoy distintos puestos en el escalafón militar.
Dos fuentes militares consultadas por EL MUNDO han confirmado «malestar» en distintos niveles más allá de unos altos mandos alineados con el poder revolucionario. Las filas prietas de la cúpula están más desordenadas en el resto de las Fuerzas Armadas, ante el órdago lanzado contra una oposición empeñada en llevar a cabo un referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro.
Al frente del «cogollo madurista» (como le denomina la oposición) se sitúa el general Vladimir López Padrino, ministro de Defensa. Y junto a él Néstor Reverol, comandante de la Guardia Nacional, y la mayoría de los jefes de las Zodis (regiones estratégicas de Defensa). Al menos 20 de estos militares han protagonizado arengas públicas para defender el chavismo, desde el mayor general Antonio Benavides, el general de división Jesús Suárez Chourio o el general de brigada Enrique Pietro Ochoa.
Junto a ellos una decena de gobernadores, como Francisco Arias Cárdenas (Zulia), José Vielma Mora (Táchira) o José Luis García Carneiro (Vargas), y varios ministros, desde Gustavo González (Interior) a Luis Motta Domínguez (Energía Eléctrica), protagonista del racionamiento eléctrico que sufre Venezuela.
El jefe del Parlamento añadió que Diosdado Cabello ha apuntalado su poder militar imponiendo a su primo Alexis Rodríguez al frente de la Zona Operativa de Defensa Integral de Caracas y desplazando a generales que estaban por delante por antigüedad. Si Maduro confirma este nombramiento, el primo de Cabello sería el encargado de planificar la represión contra la oposición.
Un pulso palaciego que no es casual: la actuación de la Guardia Nacional durante la marcha del pasado miércoles sorprendió a los opositores. Los militares se mostraron mucho más cautos en la represión que la Policía Nacional Bolivariana. Fue precisamente uno de sus agentes quien agredió al gobernador Henrique Capriles lanzándole gas pimienta a los ojos.
¿Y el resto de los pesos pesados de las FANB? El general Miguel Rodríguez Torres, ex ministro de Interior que se propone como alternativa a Maduro dentro de la revolución y que es considerado el «hijo favorito» de Chávez en el seno de las fuerzas armadas, señaló aUribe como enemigo número 1 de Venezuela, pero no se pronunció sobre el decreto de estado de excepción. Un buen número de oficiales ven con buenos ojos el liderazgo del que también estuvo al frente de los servicios de Inteligencia del estado.
En las últimas semanas se han aireado otros enfrentamientos internos dentro de las FANB. El caso más señalado tiene como protagonista al mayor general Hebert García Plaza, ex ministro de Maduro y uno de los militares más próximos a Chávez, acusado de estar detrás de un pronunciamiento militar programado para el 15 de mayo.
Otro que ha saltado a la palestra pública es el poderoso comandante Clíver Alcalá Cordones, quien ha lanzado acusaciones de corrupción muy graves contra los generales Rodolfo Marco Torres y Carlos Osorio, ministro y ex ministro de Alimentación, respectivamente. «La guerra económica realmente existe, pero la generamos desde dentro del Gobierno», sorprendió el domingo Alcalá, rompiendo la retórica oficialista para explicar el desmoronamiento económico que sufre Venezuela. Incluso fue más allá al reconocer la posible derrota en un revocatorio.
Este militar forma parte de la lista negra del Departamento del Tesoro de EEUU, acusado de establecer una ruta para el intercambio de cocaína por armamento.
Mundo