“LO QUE NO ES”

“LO QUE NO ES”

Por: Evencio J. González Patiño

No es la principal preocupación en el ánimo del venezolano el cómo salir de esta tragedia. La aspiración de todos es que termine pronto. Poco importa ya la forma como esto finalice, No obstante, sin despejar lo primero, lo segundo seguirá sumido en el campo de lo incierto. Se suele afirmar con marcado simplismo, que hay sólo dos vías de solución, con “votos o con balas.” Esta expresión retórica expresa el evidente dilema entre una solución pacífica o violenta, lo cual es tan obvio como decir, será de noche o de día. Tal nimiedad sólo intenta presentar lo electoral como única vía aceptable.

No es electoral la salida, porque simplemente el régimen nunca más hará unas elecciones con posibilidades de perder. Jamás por las buenas, se desprenderá de ese absoluto dominio logrado sobre el sistema electoral. Si llegare a aceptar un proceso limpio y confiable, lo haría forzado por las presiones y al admitirlo, ya estaría derrocado.

No es el diálogo el camino de la salvación. Todo acuerdo reparador de un conflicto, requiere de ambas partes, interés en convenir. No existe hoy en el régimen razón alguna para arriesgar el poder y la oposición tampoco tiene nada que ofrecer a cambio. El único diálogo viable nunca será con el régimen. Sería con las fuerzas internas y foráneas que lo respaldan, éstos si pudieran tener interés en algún tipo de compensación.
No es tampoco un problema a resolver sólo por los venezolanos. Se ha dicho y con razón, “solos no podemos.” Es evidente que estamos ante una organización delincuencial, dispuesta a todo para mantenerse. Además está apuntalada por potencias internacionales, contra las cuales la ayuda externa es indispensable.

No es “buscando a Dios por los rincones,” como encontraremos la solución. Debemos concluir reconociendo que la salida es de fuerza. Es necesario recuperar la confianza del pueblo con la lucha de calle. Crear la suficiente presión interna y promover el levantamiento social. Trabajadores, estudiantes y pueblo en general, con el apoyo internacional, conformarán la fuerza necesaria para derribar la menguada resistencia de la dictadura. Esto no es sólo posible, sino imperativo de hacer y con mucha premura.

Evegopa 8/03/2021

SÓLO LA FUERZA Por Evencio J. González

SÓLO LA FUERZA Por Evencio J. González

02/28/2021

La tragedia de nuestro país es inconmensurable. A pesar de todos padecerla, pocos la perciben en su justa dimensión. El dolor causado a los venezolanos en nuestro territorio y el sufrimiento de los que han salido buscando aires de vida en otras tierras, está entre los más graves sufridos por pueblo alguno en la historia de la humanidad.

Son más de veinte años de desgracia “in crescendo,” sin haber podido conformar una fórmula salvadora. Como demócratas puros, en un principio pensamos que era necesario construir una fuerza electoral opositora, capaz de derrotar al régimen. Se necesitaron casi quince años de lucha, de calle, de dolor y muertes, para convencer al país y al mundo, que esa mayoría existía y con creces. Pero resulta que ese logro no resultó suficiente. El problema radica ahora, en la necesidad de unir a esa mayoría y se propone un trabajo en las bases del pueblo para lograrla. Pregunto entonces, si los venezolanos estamos tan unidos en el rechazo al régimen, cuál es esa otra unidad que requiere un trabajo de base. ¿Serán requeridos acaso, otros quince años para crear esa suprema unidad?

Tenemos y desde hace mucho tiempo, la unidad suficiente para asegurar el éxito de la acción liberadora. Sin embargo la unidad popular sola, no es suficiente. Ante un régimen monstruoso como éste, se requieren otros ingredientes para salir de él. La mayoría en un pueblo, sólo es efectiva ante un régimen que la reconozca y la respete. Frente a quienes se burlan de ella y no se les “agua el ojo” para aplastarla, hace falta construir una fuerza superior capaz de derrotarlos. Teniendo lo importante que es la unidad básica de oposición al régimen, Los disensos de los líderes actuales, tan de poca monta, poco afectan.

Para salir de esta calamidad, no hay más vía que la de construir esa fuerza interna y externa superior a sus apoyos. En la actualidad no la tenemos y requerimos de la ayuda de nuestros pueblos hermanos para conformarla. No hablo necesariamente de intervención militar. Debemos dedicar todo nuestro empeño en construir esa fuerza capaz de doblegarlos.

Evegopa 02/28/2021

LA CONSULTA Y LA UNIDAD

LA CONSULTA Y LA UNIDAD

Por: Evencio J. González Patiño / 15/12/2020

La consulta popular nos produjo muchas enseñanzas. En esa manifestación, realizada en medio de tantas dificultades, los venezolanos rechazaron no sólo las pretensiones del régimen, sino la creencia de algunos según la cual, somos un pueblo dominado sin capacidad ni disposición para luchar. El salir a la calle a cara limpia, salvo las tapaduras propias de la pandemia, en medio del ambiente de represión y chantaje que se respira en nuestra patria, es muestra inequívoca del coraje y dignidad de un pueblo que no se rinde. Razón tuvo el destacado escritor Mario Vargas Llosa al pedir reconocimiento mundial para la indoblegable vocación de libertad de los venezolanos. No nos entregamos, seguimos una y otra vez perseverando en la lucha a pesar de ser perseguidos, reprimidos, encarcelados y asesinados.

La Consulta popular no era una prueba sencilla. Convocar dicho evento, sin recursos ni medios de comunicación, más allá del uso limitado de las redes sociales y la llamada “radio bemba.” en un ambiente de escases, con graves necesidades y privaciones, en medio del hambre y el dolor de muchos, con una diáspora creciente sufriendo los dolores del desapego y de la xenofobia. La falta de gasolina, el acoso de una pandemia recurrente, enfrentando las amenazas y chantajes del régimen y burlando sus intentos de saboteos e interferencias al sistema digital usado. Por encima de tantas dificultades el pueblo empinó su voluntad y el pasado domingo pudo oírse a siete millones de voces, gritándole al mundo su angustiosa solicitud de asistencia, para expulsar a la mafia que lo secuestra.

Con semejante expresión popular, los venezolanos reafirmamos la disposición a “echar el resto.” Con ello, el pueblo hizo su parte. Corresponde ahora a sus dirigentes demostrar el estar a la altura de aquellos a quienes pretenden dirigir. Ya cumplidos los eventos donde asomó con claridad, las inexplicables divergencias entre nuestros dirigentes. se abre una nueva oportunidad para el logro de la ansiada e indispensable unidad. En la medida en que todos entendamos que no hay motivos parciales, por legítimos que sean, que se pueda interponer al objetivo supremo de la libertad de la patria. En esa medida, avanzaremos y recortaremos el sufrimiento de nuestras gentes.

Lamentablemente, a juzgar por la marcha de los asuntos opositores, pareciera que todavía, muchos no terminan de entender la necesidad de ajustar la conducta al sagrado interés nacional. Las ambiciones personales y más concretamente las aspiraciones presidenciales de algunos se reflejan con claridad en sus caras, le es inútil intentar esconderlos con absurdos razonamientos. No sigamos con la pequeñez de aspirar lo que es quimera, mientras estemos desunidos. Si quieres ser Presidente, por muy legítima que sea tu aspiración, si no ayudas a la unidad, olvídate de serlo. Vale la pena insistir también en el llamado a todos los partidos que abrazan las fuerzas del cambio a despojarse de metas internas y objetivos triviales.

Pensemos, ¿qué autoridad internacional le puede prestar oídos a una oposición de mil cabezas? Es necesario por Dios, entender que ninguna posición política por encumbrada que pueda ser, tiene valor alguno bajo la tétrica sombra de esta dictadura. Ya con la libertad llegará el tiempo de saber quién es quién. No hay escusa aceptable para justificar divisiones. La unidad opositora es un reclamo y un clamor nacional, es tan indispensable que, sin ella no hay libertad ni hay nada. Prefiero unirme a cualquier opositor, por mucha reserva que le tenga, al tener que seguir viviendo aplastado por el casco humillante de un régimen criminal

Evegopa

¿ESTA CONSULTA YA SE HIZO?

¿ESTA CONSULTA YA SE HIZO?

Por Evencio J. González P. / 09/12/2020

La Consulta Popular ha tomando las calles de Venezuela y ha entusiasmado el corazón de la diáspora. La llama de la libertad se reenciende en todos los rincones del mundo donde algún venezolano tenga posados sus pies. En esta semana de participación ciudadana, ha crecido como la espuma la idea de rechazar la burla electoral del pasado domingo. A ello se le suma, el deseo de unir su voz al grito planetario denunciando el sufrir de un pueblo y demandando al mundo asistencia para alcanzar la liberación. Cada día se perciben más afónicos los mordaces cantares de quienes desean su fracaso. Toda la argumentación en su contra se desvanece al salir de la oscuridad del sofisma que lo sustenta. Uno de los argumentos manoseados por sus oponentes, plantea: “Es una perdedera de tiempo, porque ya se hizo en el 2017 sin consecuencia alguna. “Al respecto es bueno señalar lo siguiente:

La consulta realizada el 16 de Julio de 2017, tuvo una orientación diferente a la actual. Se realizó en condiciones completamente distintas. Debemos recordar el sentido de las tres preguntas de entonces:
La primera era de rechazo a la ANC que nos impuso el régimen. Aquella aprobación se cumplió plenamente, al punto que, ni dentro, ni fuera del país fue reconocida tal adefesio. Ahora se anuncia su disolución sin cumplir el objetivo que le dio origen.

La segunda pregunta fue una demanda a las Fuerzas Armadas, quienes vergonzosamente le dieron una vez más la espalda a su pueblo, para seguir sosteniendo a esta mafia del robo y del crimen.
La tercera nos preguntaba sobre la renovación de los poderes públicos y la constitución de un gobierno de unidad nacional. En ese sentido, se logró el desconocimiento total del proceso electoral de mayo del 2018 que marcó el inicio de la usurpación. Y además sirvió de apoyo a la constitución del Gobierno interino de Juan Guaidó.

Como puede verse, en aquella consulta, se abordaban otros temas y tuvo importantes consecuencias. Todas las aprobaciones de entonces dejaron su utilidad. Hasta la referida a las Fuerzas Armadas, sirvió para evidenciar el grado de degradación en el cual se encuentra esa otrora respetable institución.

Es bueno señalar también, que La Consulta Popular está concebida con absoluta garantía de privacidad, no hay manera de saber quien participa ni cuál es su opinión. Sus resultados son de absoluta credibilidad. Un derecho a participar por cada venezolano mayor de edad. Aún nos queda tiempo para cumplir con Venezuela, bien digitalmente hoy jueves y mañana viernes, o de manera presencial el próximo sábado, Salimos desde todos los rincones del globo, a expresar nuestro anhelo de cambio y la urgencia de ayuda. Con el contundente rechazo al fraude del pasado domingo condenamos a la canalla. Ahora con la Consulta Popular expresaremos nuestro apego a la causa de una Venezuela democrática.

Evegopa 09/12/2020.

A QUIENES DUDEN

A QUIENES DUDEN

Por: Evencio J GonzáLez P. / 19/11/2020

La AN legítima, nos ha convocado a los venezolanos a elevar nuestra voz ante el mundo, para expresar el rechazo a la dictadura usurpadora y solicitar la ayuda internacional indispensable para salir de esta trágica situación. Esta Consulta Popular, a realizarse del 5 al 12 de diciembre, además de ser un reto a la maniobra electorera del régimen, es un paso firme en el camino hacia la libertad.

A quienes señalaban lo perjudicial de la política de brazos cruzados, frente a la artera convocatoria del ilegítimo CNE, tal como lo hizo la CEV al afirmar: ”la sola abstención no basta”, se presenta ahora una alternativa de acción poderosa, legal y ajustada a la actual situación de pandemia.

A quienes la consideran una distracción o pérdida de tiempo, les señalo la importancia de ratificar la voluntad democrática del pueblo ante la comunidad de naciones que viene planteando como salida la vía electoral.

Además cabría preguntarse: ¿Cómo interrumpe o desalienta la consulta, el ímpetu opositor de cada uno de nosotros? o también ¿Dónde está el plan alternativo preferente, de aplicación inmediata y ajustado a la actual situación del país?

A quienes argumentando la necesidad de expresarse, esa minoría de supuestos opositores, electoralistas insatisfechos, adictos incondicionales a las urnas de votación y dispuestos a participar en la trampa oficialista, vale la pena preguntarles: ¿Cómo pueden preferir formar parte de un farsa convocada al margen de la constitución, completamente amañada y organizada por una perversa dictadura, antes que apoyar una consulta legítima y transparente organizada por la sociedad civil.

A quienes argumentan que esta consulta ya se hizo en julio del 2017, les invito a pensar en las grandes diferencias entre aquella realidad política y la actual. En aquel momento no existía apoyo internacional, no estaba el régimen constreñido con las sanciones, no teníamos un gobierno legítimo ni se había producido la amplia diáspora de venezolanos. Aquella cita tuvo sus consecuencias en la total abstención en las irritas elecciones presidenciales del 2018, las cuales dieron pie a la condición usurpadora del régimen. Ahora con esta consulta, se agotan los trámites pacíficos y de participación ciudadana en procura de la libertad y la misma será un llamado al espíritu democrático de nuestros pueblos hermanos.

Por último, a quienes alegan que esta consulta no es vinculante, debemos decirles, la sola movilización ciudadana, no sólo en nuestro territorio, sino en todos los rincones del mundo, ya de por sí, mueve los cimientos de la dictadura. ¡Claro! el régimen mostrará su sordera ante el aluvión de repudio, pero sin dudas, la Consulta Popular tendrá determinantes efectos en los restantes factores con injerencia en nuestra calamidad.
Apenas comienza la campaña de difusión de esta consulta, su organización no ha sido fácil en medio de tanta privación de libertades y atropellos. Se han tomado las adecuadas medidas de seguridad y salud ciudadana. Se extremaron todas las previsiones para garantizar su pulcritud y confidencialidad. Todo está listo, la voz firme del pueblo venezolano afina garganta para al unísono gritar al mundo: ¡vivimos en tiranía! ¡Seguimos vivos y peleando! ¡Necesitamos ayuda para la liberación.

Evegopa